Marcas y selección. El apoyo de la empresa privada fue fundamental para la obtención del título mundial por parte de la selección chilena de Polo. Una victoria que, sin duda, abre nuevos desafíos para estos jóvenes campeones, los primeros en obtener tal desempeño en un deporte grupal y fuera del país.

  • 14 mayo, 2008

 

Marcas y selección. El apoyo de la empresa privada fue fundamental para la obtención del título mundial por parte de la selección chilena de Polo. Una victoria que, sin duda, abre nuevos desafíos para estos jóvenes campeones, los primeros en obtener tal desempeño en un deporte grupal y fuera del país.

  

Es raro escuchar la frase “Chile, campeón del mundo”. En rigor, la mayoría de las veces se la pronuncia porque hemos batido récord pintorescos como el del choripán más largo del mundo o la cazuela más enjundiosa. Pero en deportes, convengamos que nunca, o casi nunca.

 

 

 

Pues bien, un grupo de deportistas se inscribió hace pocos días en esa lista corta. Obtuvieron el primer lugar en el VIII Campeonato Mundial de Polo llevado a cabo en Ciudad de México. Luego de un difícil partido contra los locales en la semifinal y un sufrido 11-9 frente a Brasil, bicecampeón y defensor del título, la escuadra chilena logró adjudicarse la corona.

La selección es integrada por Recaredo Ossa, Romano Vercellino y los hermanos Matías y Alejandro Vial.

Los halagos ante esta hazaña no han sido pocos. Recepciones, entrevistas y saludos, coronados con la invitación a La Moneda que la presidenta Bachelet hizo al equipo para felicitarlo. Una ocasión en la que la Federación Chilena de Polo aprovechó para pedir apoyo a sus planes de masificación de la especialidad para los próximos años.

La del Polo es una historia deportiva que ha pasado bastante inadvertida para el grueso público, pero que ha tenido grandes logros. En el Mundial de 1992, Chile obtuvo el segundo lugar frente a Argentina (considerado el mejor exponente del Polo mundial), mientras que en la versión anterior obtuvo el tercer puesto. Destacada también ha sido su participación en la tradicional Copa Coronación, torneo organizado por la corona británica y en la que el equipo nacional ganó dos años consecutivos (2006-2007), con la participación del fallecido Gabriel Donoso.

El de México fue un triunfo en el que también jugó un papel importante la empresa privada. Marcas como Movistar, Mitsubishi y Stella Artois permitieron que la delegación chilena, compuesta por los jugadores, equipo técnico y los miembros de la Federación, se trasladara a tierras aztecas para así cambiar la historia.

Y estos jóvenes deportistas no descansan. Para septiembre y por su condición de campeones del mundo, fueron invitados al importante torneo Challenge d´Or Piaget que se jugará en Francia.