El muralista chileno ha plasmado su arte en reconocidos muros del mundo. Su más reciente obra -encargada por la NFL y Goldman Global Arts- cubre 27 pisos del edificio Citigroup Center en Miami, en honor a los fanáticos del Super Bowl, el evento deportivo más visto de Estados Unidos.

  • 14 febrero, 2020

Un libro: Para comenzar el viaje al street art recomiendo vivamente el libro Subway Art (1984), escrito por Martha Cooper y Henry Chalfant, porque tiene una extensa y hermosa recopilación del graffiti de principios de los años 80.

Una película: Es bueno ver Style Wars (1983), producida también por Henry Chalfant, y dirigida por Tony Silver. En esta cinta se explican los comienzos del graffiti, qué es, cómo funciona y quiénes son los principales exponentes de los inicios del movimiento.

Un destino: Para apreciar el arte callejero en sus orígenes, recomiendo una escapada a Estados Unidos. Hay dos lugares que visitar si se busca admirar un buen arte callejero. El primero y más particular es Wynwood Walls, en Miami. Es una galería de arte abierta, donde exponen los mejores exponentes del movimiento actual. También en Miami, en el estadio de los Miami Dolphins, se puede encontrar una recopilación de 16 murales de gran nivel, donde se supone han seleccionado a los artistas de mayor renombre mundial. En Nueva York, cuna del graffiti, está Bushwick Collective, proyecto emplazado en Brooklyn, el cual busca la recuperación del barrio, y también está el barrio de Hunts Point, donde podrán ver obras de exponentes legendarios del graffiti.

Una ciudad latinoamericana: En Sao Paulo, Brasil, se crea una particularidad del graffiti llamada Pichaçao, un estilo que consta de letras, tipografías y mensajes que podrán encontrar en edificios de gran altura. Los artistas, para lograr sus obras, muchas veces se cuelgan de los edificios o incluso hacen torres humanas para lograr la altura y una exposición certera de sus obras. Basta darse vueltas por esa ciudad para encontrar este tipo de expresión gráfica.

Un museo callejero: Para apreciar un buen graffiti no es necesario salir de nuestra capital. En la calle Bandera se puede recorrer el trabajo que realizamos en conjunto con el arquitecto Juan Carlos López, un proyecto inédito y único en su clase. Son siete cuadras que reúnen arte, arquitectura y paisajismo. Paseo Bandera marcó una tendencia no solo en Chile, sino también mundial, en lo que a pintura de suelo respecta. Otro imperdible es el Museo a Cielo Abierto de San Miguel, es icónico. Se trata de una exposición de 50 o 60 obras de artistas nacionales e internacionales, algunos realmente muy buenos. Este barrio tiene una historia particular y similar a la de otros barrios del mundo, el arte recupera un barrio que iba directo al abandono.