¿Es legal o no el sitio que reproduce series y películas? Dos expertos en propiedad intelectual dan su opinión.

  • 17 noviembre, 2011

 

¿Es legal o no el sitio que reproduce series y películas? Dos expertos en propiedad intelectual dan su opinión.

Nada es gratis en esta vida
Cuevana se ha transformado en un popular portal para reproducir y bajar series y películas (incluso estrenos) sin tener que pagar ni un peso. Incluso al creador del sitio, el joven argentino Tomás Escobar se le consigna como “el nuevo Mark Zuckerberg”, haciendo referencia al creador de Facebook.

Frente a tanta “maravilla” de este y otros sitios web similares surge una duda: ¿qué pasa con aquellas empresas y trabajadores que, tomando como opción de vida dedicarse a la industria audiovisual, han hecho de la misma su profesión? ¿Les es indiferente este “costo cero”?

Por Álvaro Arévalo, Abogado Estudio Federico Villaseca

Un punto importante en el análisis es tener claro si el almacenamiento digital es una forma de reproducción. Sin duda, lo es. En consecuencia, esta forma de reproducción sin autorización por parte de sus titulares infringe las normativas de derechos de autor no sólo nacionales, sino también las que han sido plenamente ratificadas por la gran mayoría de los Estados, llámense Convenio de Berna, de 1886, o bien los Tratados de la OMPI sobre Internet, más de un siglo después, en 1996.

Puede intentarse justificar esta conducta con otras motivaciones, tales como la obsolescencia de un modelo de negocios en el arriendo de películas (como ocurrió con la industria discográfica), o bien una cruzada en favor de producciones de bajo presupuesto para que artistas y directores den a conocer su trabajo. Pero no debemos olvidar que el derecho de autor, al igual que todo otro derecho de propiedad, es fundamentalmente humano y, por ende, su violación puede afectar tarde o temprano a todos.

Nuestra bipolaridad amor por las películas-odio por tener que pagar cualquier tipo de monto por su reproducción, ¿favorece a los creadores y su industria? Ésta es una pregunta que todos debiéramos hacernos, porque más allá de los juicios de valor que uno pueda efectuar, tarde o temprano el derecho hará lo suyo. Si no, pregúntenle a los dueños de Taringa (sitio web también argentino, de características análogas a Cuevana), procesados como “partícipes necesarios” por violaciones al Derecho de autor en dicha nación. No vaya ser que, en el mediano plazo, aquello que decimos amar comience a morir, justamente producto del desaliento y de la consecuente sequía de obras nuevas, al no haber incentivos para la comunidad artística. Es decir, la aversión a pagar por el trabajo ajeno tiene su costo… porque, nos guste o no, nada es gratis en esta vida.

El fenómeno del linking
uevana es un sitio producido por tres estudiantes argentinos que permite ver películas gratis por streaming, mediante su distribución en Internet de manera de que el contenido se consume al mismo tiempo que se descarga, sin generar una copia de respaldo en el computador del usuario. Sus consumidores “suben” copias digitalizadas de los filmes a servidores de hosting de descarga gratuita y después agregan un link a la página para que los demás accedan al contenido, sin descargarlo. Es decir, Cuevana no aloja copias de la película pero enlaza al servidor de streaming en que ésta se encuentra.

Por Rodrigo León, Socio de Silva & Cía.

¿Esto es legal para la propiedad intelectual? Primero, existe una ilegalidad en la reproducción no autorizada de las películas o series digitalizadas y subidas a servidores de streaming gratuitos. Para la ley chilena es claro: toda reproducción debe ser autorizada salvo excepción legal. Por otra parte, el mismo Cuevana tiene afiches de cientos de filmes copiados sin autorización, lo que también constituye un uso ilegítimo. Por último, y lo que resulta más discutido, ¿qué responsabilidad tiene este sitio por poner a disposición de sus usuarios los enlaces a servidores de hosting?, ¿y qué responsabilidad tiene el usuario? Este fenómeno la doctrina lo califica como linking y constituye hoy uno de los temas más discutidos a nivel mundial en el derecho de autor. Sobre todo, por su masificación, dado lo simple que resulta ponerlo en práctica.

Cada día hay más sentencias a nivel mundial en esta materia. Para algunos, el solo hecho de poner un enlace a servidores gratuitos con contenido ilegal constituye una violación a los derechos de autor. Uno de los casos más famosos es el de Rojadirecta.com, sitio intervenido por el gobierno de Estados Unidos porque permitía mediante links acceder vía streaming a partidos de fútbol de todo el mundo. Algo parecido a los casos BT con 20th Century Fox en Inglaterra, los fallados por las cortes supremas italiana y danesa contra el sitio web Pirate Bay el año pasado o el llamado caso FenixP2P, dictamen reciente de la Corte de Vizcaya que ordena prisión por enlace a material pirata. Por otro lado, hay otros casos como Indice-web, en que una corte de Barcelona declara que proveer un enlace no es poner a disposición el contenido y, por tanto, no implica violación al derecho de autor.

¿Qué sucederá con Cuevana? Hay informaciones que indican que los administradores estarían tratando de llegar a acuerdo con las productoras dueñas de derechos. ¿Pasará a ser una suerte de Netflix latinoamericano?

Lo que está claro es que el fenómeno del linking en derecho de autor es algo que se irá masificando como problemática jurídica y que llegará incluso a Chile.