Un día sube y otro baja. Un día hay alarma generalizada porque la economía mundial no tiene vuelta, y al otro ya se destacan los indicadores que muestran que no todo es tan negro. Esa ha sido la tónica de los mercados bursátiles este año. Pero hay una que pareciera tener su propio mercado, donde […]

  • 23 marzo, 2007

Un día sube y otro baja. Un día hay alarma generalizada porque la economía mundial no tiene vuelta, y al otro ya se destacan los indicadores que muestran que no todo es tan negro. Esa ha sido la tónica de los mercados bursátiles este año. Pero hay una que pareciera tener su propio mercado, donde solo abundan las buenas noticias. Sí, porque mientras el IPSA sube y baja cual montaña rusa, las acciones de Lan suben sin mayores turbulencias. Con un alza de 35% este 2007 la gran pregunta es cuándo vender y tomar utilidades. Bueno, es lo que todos quisieran saber, pero un factor determinante que los expertos están analizando para tomar la decisión es lo que suceda ante el próximo aumento de capital anunciado por la aerolínea.

El 5 de abril los accionistas deberán aprobar un aumento por poco más de 300 millones de dólares, el que, según han manifestado ejecutivos de la empresa, podría ser colocado tanto en Chile como en el extranjero. Como en todo proceso, una pista clave es si los actuales accionistas suscriben o no sus opciones. En caso de que los controladores sí lo hagan, el capital a colocar en el mercado sería de unos 100 millones de dólares, monto que para algunos no justificaría una colocación. Por eso, atando cabos, hay quienes piensan que se han dado más señales a favor de una abstención en el proceso de parte de los controladores, lo que pondría a disposición del mercado una mayor oferta de acciones.