Son muchas las mujeres que se matan en el gimnasio varios días a la semana y se frustran porque los resultados no son los esperados. Aquí, algunos errores en la planificación que conspiran contra el objetivo de bajar de peso. No incluir sesiones de levantamiento de pesas: las mujeres tienden a realizar ejercicios cardiovasculares, como […]

  • 15 abril, 2009

Son muchas las mujeres que se matan en el gimnasio varios días a la semana y se frustran porque los resultados no son los esperados. Aquí, algunos errores en la planificación que conspiran contra el objetivo de bajar de peso.


No incluir sesiones de levantamiento de pesas:
las mujeres tienden a realizar ejercicios cardiovasculares, como aeróbica y step, instalándose la idea de que las pesas fortifican y no queman calorías. En el circuito diario debe integrarse esta estación de trabajo, clave para que los músculos se ejerciten más allá de la trotadora o la bicicleta.

Sin planificación, no se gana: se comete el error de tener tres sesiones en una semana, ninguna a la otra y cinco a la siguiente. Tal desorden, sumado a ir viendo sobre la marcha qué rutina de ejercicios toca, genera que los objetivos planteados no se cumplan. Resulta vital apoyarse en los profesores: si la orden del día son los abdominales, hay que cumplir.

Nada es tan rápido, menos los resultados: muy común es creer que ir todos los días al gimnasio implica que se baje de peso a las dos semanas. La constancia, la planificación adecuada y la calma son los pilares para no ponerse ansioso si el cinturón no cierra como antes. Si no controla su propia urgencia, estamos en problemas.