El temor a la delincuencia es mayor a la garantía de seguridad que ofrece el Estado.

  • 9 julio, 2008

El temor a la delincuencia es mayor a la garantía de seguridad que ofrece el Estado. Los privados recurren a distintos sistemas de seguridad y prevención, desviando recursos a un ítem que –al menos en el contrato implícito entre ciudadanos y administración central- debiera estar cubierto con el pago de los impuestos.

Pero los guardias, servicios de vigilancia, seguros y alarmas son una realidad creciente, en especial en el sector Oriente de la capital. Según un estudio de Libertad y Desarrollo, los particulares incrementaron los recursos destinados a este concepto desde 682 millones de dólares en 2000 a más de 1.300 millones el año pasado. Así es: ni más ni menos que un 92% de aumento en el período.

El informe añade que el componente más relevante de este gasto está dado por los servicios de vigilancia, que explican el 64% de los dineros particulares destinados a prevención y disuasión y que en 2007 llegaron a 714 millones de dólares.