Comida peruana con un toque particular, pastas caseras, sabores patagónicos, comida vietnamita y música en vivo se pueden encontrar en las primeras cuadras de la calle Loreto. Solo basta cruzar el Mapocho y dejarse llevar.

  • 8 noviembre, 2018

Sarita Colonia

Tuvieron una primera era en la calle Ernesto Pinto Lagarrigue a inicios de la década pasada, la cual tenía un tinte claramente más de club, discotequero si se quiere. Esa aventura no alcanzó a durar un lustro, pero dejó buenos recuerdos. Pues bien, en 2015, Sarita Colonia reapareció como un bar restaurante bajo el sui géneris concepto de Cocina Peruana Travesti. ¿De qué se trata? Sus preparaciones con ADN peruano, y nikkei en muchos casos, no le temen a la innovación y a la mezcla de ingredientes, además de una presentación que va en línea con el local. Kitsch, exagerada y estridente, pero funciona. Vale la pena destacar su imprescindible tiradito de chochas, la potente causa de yuca frita con camarones en salsa cevichada o su muy rico Julieta en el Mar, que son unos macarrones con salsa de mariscos, servidos con pescado apanado bien crocante y una chalaquita de habas. Más travesti, imposible.

Loreto 40, teléfono 228813937, Recoleta.

 

 

El Toro

Frente al Sarita Colonia está El Toro, un bar que abrió sus puertas en 1999 y que inauguró esta suerte de nueva vida en la zona. La apuesta es simple; un restaurante con carta acotada que funciona al almuerzo y que en la noche suma un servicio de bar que se anima hasta bien entrada la madrugada. En lo que a comida respecta, su tortilla de papas y sus papas bravas nunca decepcionan. Últimamente sorprenden con un muy buen crudo y un excelente tártaro de salmón. Más contundencia se encuentra en su plateada o en la lasaña con osobuco. En lo que a bar se refiere, la cosa es más o menos clásica, pero bien ejecutada. Como debe ser.

Loreto 33, teléfono 227615954, Recoleta.

 

Di Simoncelli

Casi justo en la esquina de las calles Dardignac y Loreto está esta verdadera picada de pastas caseras que funciona desde hace un par de décadas y que –aunque nunca le han faltado clientes– ahora está mucho más acompañada por el resto de restaurantes del sector. Tal vez el comensal más famoso de Di Simoncelli sea Marcelo Bielsa, quien mientras vivió en Santiago pasaba regularmente por esta esquina para degustar un plato de pastas. Que un argentino mayor de sesenta años haya sido fanático de este sitio no es casualidad, porque lo que aquí se sirve es esa pasta contundente, generosa en las porciones y con salsas gruesas que piden a gritos pan para repasar el plato. Es decir, tal como en los añosos comedores de pasta que podemos encontrar en Buenos Aires. En cuanto a la oferta de Di Simoncelli la cosa es simple: fetuccini, spaghetti, agnolotti, ravioli, gnocchi y lasaña; que se pueden combinar son salsas Alfredo, pesto, boloñesa, papalone, putanesca o tuco. Todo rico. Ojo, solo abren a la hora de almuerzo.

Dardignac 197, teléfono 227329151, Recoleta.

 

 

Ciento Once

Son los recién llegados al barrio, porque este restaurante con aires patagónicos abrió sus puertas hace menos de seis meses y se mantiene como un secreto, o mejor dicho una grata novedad, para los que deambulan por el barrio. A cargo de todo está Patricio Lehuedé, un cocinero con experiencia a lo largo de los años en distintos proyectos en Puerto Natales, lo que explica la inspiración austral en sus productos y preparaciones. ¿Qué comer en este sitio? Imperdible es su tártaro de guanaco, de suave textura y potentes aliños. Para compartir está su paleta de cordero –obviamente magallánico–, braseada y servida con un tajín de verduras y legumbres que lo acompañan de maravilla. Pero más allá de la inspiración sureña, sin lugar a dudas su mejor plato es una exquisita fideuá de pulpo y mariscos, realmente única en Santiago. Tan solo por este plato, ya vale la pena visitar el Ciento Once.

Loreto 111, teléfono 985772808, Recoleta.

 

 

Vietnam Discovery

Cuando se avanza hacia el norte por Loreto, uno tiende a pensar que la oferta gastronómica se ha acabado, ya que comienzan a aparecer casas y talleres textiles. Pero eso se anula al toparse con el Vietnam Discovery, un restaurante que ya lleva cerca de una década haciendo noticia tanto por su buena carta como por su servicio de delivery, el que en su momento –preaplicaciones– fue la gran alternativa a pedir pizza o sushi a domicilio. Acá nunca hay que dejar de pedir sus arrollados nem, envueltos en lechuga y menta, con verduras, chancho o camarón según se prefiera. También vale la pena la sopa Vit, que es un caldo de pato con fideos de arroz, rábano, nabo, cebollín y carne de pato marinada en jengibre. Un levantamuertos en toda regla. Otro imprescindible es el Arroz Saigón, que va salteado al wok con pollo, champiñones, jengibre y cilantro. También hay curris, salteados de camarones y mucho pato. 

Loreto 324, teléfono 227372037, Recoleta.

 

 

Bar Loreto

Como no todo puede ser solo comida y bebida, qué mejor que terminar este recorrido en un lugar donde es posible tomar un trago escuchando música en vivo. Y si hay entusiasmo, bailar un rato. Todo eso se puede hacer en el Bar Loreto, que funciona desde hace ya diez años y por el que ha pasado gente como Astro, Alain Johannes, Jorge González, Atom, Primal Scream, Benito Cerati y casi todas las bandas chilenas que han aparecido en la última década. Ya lo sabe, si después de comer y tomar una copa quedan con energía, vayan al Bar Loreto. Un trago y música en vivo jamás le han hecho mal a nadie.

Loreto 435, teléfono 227326481, Recoleta.