Por medio de una carta anunció su renuncia al cargo tras un año y medio.

  • 6 diciembre, 2018

Primero fue Francisco Orrego quien presentó su renuncia a la presidencia de TVN la semana pasada, y hace unos instantes Jaime de Aguirre, director ejecutivo de la estación, hizo lo propio y dejó el canal.

El ejecutivo de larga trayectoria comentó en un correo la noticia a sus cercanos. “Sé que juntos hemos vivido momentos muy complejos para la empresa que, como todos sabemos, está inserta en una industria en mutación. No ha sido un camino fácil y no lo será en el corto plazo”, dijo.

De Aguirre llevaba cerca de dos años en el cargo, pero con el cambio de gobierno y, especialmente, con la llegada de Orrego, su continuidad se puso en duda. Incluso esta semana el presidente Sebastián Piñera anunció cambios en la ley de TVN a fin de permitir que por mayoría simple se pueda remover ejecutivos como De Aguirre, dado que de lo contrario se congelaba la empresa.

“Hay una situación especial en TVN, tiene siete miembros y para nombrar al director ejecutivo y removerlo se requieren cinco votos. En consecuencia, es muy difícil nombrarlo, pero más difícil una vez nombrado es removerlo. Orrego nunca tuvo el acuerdo del directorio para remover al director ejecutivo, esa ley es la que está mal, porque genera en el fondo un empate que anula la gestión del directorio”, había dicho Piñera, quien ayer estuvo con De Aguirre en la antesala de un programa de televisión.

Esta es la carta completa que envió De Aguirre:

Estimados compañeros:

Me dirijo a ustedes por última vez para contarles que he presentado mi renuncia indeclinable, a partir de hoy, al cargo de Director Ejecutivo que acepté hace casi dos años y en el que puse toda me experiencia y dedicación.

Deseo expresarles mi mayor agradecimiento por su colaboración y profesionalismo. Sé que juntos hemos vivido momentos muy complejos para la empresa que, como todos sabemos, está inserta en una industria en mutación. No ha sido un camino fácil y no lo será en el corto plazo.

Hago votos para que la televisión pública de Chile encuentre la ruta que le permita asegurar un futuro sano y sostenible. Asimismo, quisiera que las autoridades y líderes de opinión entiendan la responsabilidad que cae sobre sus hombros, esto es contribuir con inteligencia y sensibilidad a la proyección de este magnífico medio de comunicación.

TVN tiene un papel relevante que cumplir en la sociedad chilena en la defensa de los valores democráticos, el pluralismo y la identidad nacional. Para esto se requiere de un decidido apoyo económico, político y espiritual de quienes administran TVN a nombre de los dueños, que somos todos los chilenos.

Confío en que se encontrarán los caminos adecuados para que esto ocurra.

 

Lee su última entrevista en Revista Capital aquí.