Algunos famosos start-up como Apple, MTV, CNN y Burger King, nacieron en tiempos de crisis. Pero en el país de los emprendedores, las restricciones crediticias están cerrando oportunidades.

  • 12 mayo, 2009


Algunos famosos start-up como Apple, MTV, CNN y Burger King, nacieron en tiempos de crisis. Pero en el país de los emprendedores, las restricciones crediticias están cerrando oportunidades.

 

Algunos famosos start-up como Apple, MTV, CNN y Burger King, nacieron en tiempos de crisis. Pero en el país de los emprendedores, las restricciones crediticias están cerrando oportunidades. Por Gabriel Sanchez-Zinny, desde Washington.

Las pequeñas y medianas empresas sacarán al país de la crisis”. Thomas Donohue, presidente de la poderosa Cámara de Comercio de Estados Unidos, con más de 3 millones de compañía asociadas y el principal gasto de lobby en Washington, estimado en mas de 90 millones de dólares anuales, ha repetido numerosas veces esa frase en las última semanas. Voces provenientes de empresas, asociaciones e instituciones de todo el país están movilizándose para reclamar que no será una expansión del gobierno lo que sacará a Estados Unidos de la crisis, sino un mayor número de pequeñas y medianas empresas.

Muchos analistas comentan que si bien mejorar la infraestructura, promover las energías renovables y una mejor educación y salud son fundamentales para una sólida economía, para traducir los paquetes de estímulos en crecimiento sostenible hace falta más bien incentivar a los emprendedores e innovadores.

Estadísticas del Departamento de Comercio muestran que las pequeñas empresas generaron entre el 60% y el 80% de los nuevos empleos en la última década en Estados Unidos. Representan cerca del 50% del PIB, de acuerdo a estadísticas de la Administración de Pequeñas Empresas, una agencia gubernamental, y pagan el 45% de los empleos privados.

Algunos famosos start-up como Apple, Microsoft, MTV, CNN, FedEx, Intel, Hewlett-Packard y Burger King, fueron fundados en períodos de crisis económica. Actualmente, estas marcas emplean a miles de personas en todo el planeta. “Tenemos que establecer las bases para el próximo Apple o Burger King” señala Reid Hoffman, fundador de la expandida network LinkedIn: “estimulando emprendedores y pequeñas empresas se pueden plantar los gérmenes de una nueva industria para el largo plazo”.

La falta de crédito está afectando principalmente a estas pequeñas y medianas empresas y, en particular, a innovadores, que no pueden encontrar inversiones para lanzar sus nuevas ideas. Estados Unidos sigue siendo el país de mayor innovación, con aproximadamente 550.000 nuevas empresas creadas en promedio por mes de 1996 a 2004, según cifras de The Economist. Presenta numerosas ventajas para nuevos emprendedores: un fluido mercado de fondos de capital de riesgo, universidades que fomentan la inversión, desarrollo y espíritu emprendedor y apertura a la inmigración. Pero la crisis económica está generando limitaciones a estas ventajas, ya que se levantan sentimientos proteccionistas frente a la inmigración, existe menos capital disponible y crecientes regulaciones gubernamentales que desincentivan al sector privado.

Cada vez más grupos empresarios y centros de políticas públicas en Washington sostienen que la administración Obama debería proponer políticas para contribuir a superar estos impedimentos. Por un lado, estimulando a los fondos de inversión y bancos a prestar a pequeñas empresas y nuevos emprendimientos, y no cerrando las fronteras a la inmigración capacitada. El investigador de Harvad Vivek Wadhwa, reporta que más de la mitad de emprendimientos en Sillicon Valley en la última década fueron fundados por inmigrantes. Solo en 2005 las compañías de tecnología lideradas por extranjeros generaron 450.000 empleos y 52 billones de dólares en ingresos, aunque se emiten únicamente 65.000 visas por año.

Algo similar ocurre en América latina, donde de acuerdo a cifras del Latin Business Journal, entre un 40% y 60% de nuevos empleos son creados por pequeñas y medianas empresas y producen entre un 40% y 50% del PIB regional.

El presidente Obama ha basado su campaña en trabajar con organizaciones de base, con las redes sociales y comunitarias. Ese estilo debería ser aplicado también al mundo empresarial, fomentando el ambiente propicio para que surjan más emprendedores y líderes empresariales también de las comunidades de menores recursos.