Si bien agosto ha sido un mes en que la economía de la eurozona se ha visto mejorada, las permanentes altas tasas de desempleo en los países más débiles del bloque marcan la diferencia entre la recuperación de las naciones del norte con la continua batalla de las naciones del sur, señala el New York […]

  • 30 agosto, 2013

Bolsa de Madrid. Foto EFE

Si bien agosto ha sido un mes en que la economía de la eurozona se ha visto mejorada, las permanentes altas tasas de desempleo en los países más débiles del bloque marcan la diferencia entre la recuperación de las naciones del norte con la continua batalla de las naciones del sur, señala el New York Times.

Una encuesta elaborada por la Comisión Europea sostiene que la confianza de los empresarios en la economía de la euro zona ha aumentado en los últimos cuatro meses. Esta visión optimista predomina en Alemania y Holanda, aunque igual está presente en Italia, Francia y España.

Estas señales han llevado a algunos analistas a sugerir que la crisis financiera de los 17 países que utilizan el euro estaría llegando a su fin.

“La fase más aguda de la crisis y el período más duro quedo atrás”, afirma Dirk Schumacher, economista de Goldman Sachs.

Por otro lado, Eurostat, la agencia de estadísticas de la Unión Europea, anunió que el precio de la inflación anual en agosto llegaría al 1,3%, en comparación al 1,6% del mes anterior, en gran parte debido a la caída del precio de la energía.

Revise el artículo completo en el New York Times.