El miércoles de la semana pasada, el maratonista Rodrigo Saval abandonó el Hospital Monte Sinaí sentado en una silla de ruedas y rodeado de emocionantes aplausos, globos y carteles de despedida por parte del personal de salud del establecimiento médico. El chileno se encontraba visitando a unos amigos en Nueva York cuando presentó síntomas de […]

  • 8 mayo, 2020

El miércoles de la semana pasada, el maratonista Rodrigo Saval abandonó el Hospital Monte Sinaí sentado en una silla de ruedas y rodeado de emocionantes aplausos, globos y carteles de despedida por parte del personal de salud del establecimiento médico. El chileno se encontraba visitando a unos amigos en Nueva York cuando presentó síntomas de Covid-19. El 7 de marzo, Saval se transformó en el primer ingresado por el virus en ese reconocido centro hospitalario y permaneció 54 días internado debido a diversas complicaciones en su salud. Una larga estadía que felizmente se transformó en una de las pocas noticias esperanzadoras que ha vivido esa ciudad en las últimas semanas.

Te invitamos a seguir leyendo nuestros contenidos. Puedes acceder al papel digital haciendo click aquí y suscribirte para recibir Capital en este enlace.