Es la medida más reciente que ha tomado el gobierno egipcio respaldado por los militares en contra de los medios de comunicación. La agencia estatal de noticias de Egipto señaló que un tribunal ordenó que la filial local de Al-Jazeera dejara sus transmisiones junto con otros tres canales por la cobertura que se le dio […]

  • 3 septiembre, 2013

al jazeera english newsroom

Es la medida más reciente que ha tomado el gobierno egipcio respaldado por los militares en contra de los medios de comunicación.

La agencia estatal de noticias de Egipto señaló que un tribunal ordenó que la filial local de Al-Jazeera dejara sus transmisiones junto con otros tres canales por la cobertura que se le dio a las protestas de los Hermanos Musulmanes, aduciendo que habrían operado de manera ilegal.

Ahrar 25, una red perteneciente a la Hermandad Musulmana islamista, y las emisoras islamistas de Al-Yarmuk y Al-Quds son los otros canales que deben cerrar según la orden judicial.

Esto se suma a la deportación de tres periodistas independientes que trabajan para Al-Jazeera señalando que no tenían la acreditación de prensa adecuada.

Revise el artículo completo en The Guardian