Una segunda ronda del ejercicio militar anual Key Resolve, comenzó hoy en Corea del Sur, donde participan unos 13.000 efectivos surcoreanos y estadounidenses, como es costumbre. Por su parte, Corea del Norte advirtió haber retirado de todos los pactos de no agresión en relación con el Sur, repudiando el tratado de amnistía de 1953, que […]

  • 11 marzo, 2013

Una segunda ronda del ejercicio militar anual Key Resolve, comenzó hoy en Corea del Sur, donde participan unos 13.000 efectivos surcoreanos y estadounidenses, como es costumbre.

Por su parte, Corea del Norte advirtió haber retirado de todos los pactos de no agresión en relación con el Sur, repudiando el tratado de amnistía de 1953, que hace casi 60 años puso fin a la guerra entre ambas partes.

Tras el inicio de los ejercicio militares, oficiales de Corea del Sur informaron que sus vecinos del Norte no contestaron el llamado del ministro Seoul, en el acceso directo entre ambas parte; terminando con los tratados de no agresión entre las naciones.

Pyongyang  ya había lanzado una campaña de propaganda contra los ejercicios miliares y la semana pasada la ONU votó para imponer nuevas sanciones a Corea del Norte tras el ensayo nuclear ocurrido el pasado 12 de febrero, lo que, sin duda, aumentó las tensiones.

Según informa este lunes el diario oficialista de Corea del Norte, Rodong Simmun, fue el inicio de los ensayos militares lo que detonó el enojo del país, que consideró los entrenamientos como “una declaración abierta de guerra” y llevó a Pyongyang a declarar el repudio al tratado de paz de 1953.

Para más información entra a The Guardian y CNN.