En varios medios se debatió el año pasado el cambio de color del comedor privado de La Moneda, desde el tradicional blanco hueso al verde manzana. Una discusión que no pasó inadvertida, luego de que el Consejo de Monumentos reconociera que no se le había informado. La diferencia de opiniones terminó en la Contraloría, después […]

  • 27 mayo, 2016

comedor

En varios medios se debatió el año pasado el cambio de color del comedor privado de La Moneda, desde el tradicional blanco hueso al verde manzana. Una discusión que no pasó inadvertida, luego de que el Consejo de Monumentos reconociera que no se le había informado.

La diferencia de opiniones terminó en la Contraloría, después de que el concejal Felipe Alessandri presentara un requerimiento. El ente fiscalizador señaló que, pese a que deberían haber pedido permiso, La Moneda argumentó que el cambio se enmarca dentro de un plan de gestión, que considera recuperar el valor patrimonial de varios salones.
La propuesta contempla en el futuro establecer una normativa para este tipo de cambios, convocando a toda la institucionalidad cultural a debatir en conjunto no sólo el color de la pintura, sino los parámetros de conservación de Palacio. La Contraloría dijo que conocía este proyecto, bautizado como Plan Maestro de Gestión de Patrimonio Cultural.
Finalmente, en cuanto a la solicitud de que se ordene reponer el color blanco, la Contraloría manifestó que la decisión se encuentra dentro de las atribuciones del Consejo de Monumentos, “el cual deberá decidir tal circunstancia al momento de analizar el plan maestro”.

Con todo, lo anecdótico es que el salón fue pintado de blanco en la administración de Sebastián Piñera, y que era originalmente verde. Por eso, desde La Moneda se indicó al órgano fiscalizador que “se ha considerado requerir el apoyo técnico y científico de organismos especializados en la materia, con el propósito de determinar los colores originales del Palacio de La Moneda y de esa manera fijarlos como definitivos”.