Pocos emprendedores pueden levantar capital tan rápido y con tanto entusiasmo como monseñor Fernando Chomali. ¡Vaya que sabe convencer a sus fieles! En tiempo record logró recaudar cerca de 800 millones de pesos para levantar el último de sus proyectos: la escuela parroquial Canadá. Una institución creada hace 25 años por el cura canadiense Gerardo Parent.

A estas alturas, la pequeña escuelita necesitaba más que una simple mejora. Pero los recursos estatales se desvanecieron tras el terremoto, cuando el ministerio de Educación decidió concentrar el financiamiento en las zonas afectadas. “Al conocer esta situación busqué otras alternativas, porque nuestros niños no pueden esperar y tampoco podemos esperar a que el Estado lo solucione todo. Por eso contacté a empresarios de diferentes ámbitos y con orgullo puedo decir que hemos logrado casi la totalidad de la inversión que requerimos. Sólo nos queda por levantar 80 millones de pesos, que estoy seguro llegarán de todas formas”, predice.

Hoy la escuela se encuentra en plena fase de construcción, sentando las bases de lo que será una moderna edifi cación de 4 pisos, de 1.800 m2, que albergará 15 salas de clases, un jardín infantil y varios laboratorios, que se espera estén terminados a comienzos de 2011. Pero el bichito emprendedor del padre Chomali sigue inquieto. Por estos días también está gestionando, junto con un establecimiento educacional privado, la construcción de una escuela en el corazón de la población La Bandera, mientras avanza en el proyecto de levantar un jardín infantil, también en San Ramón.

  • 22 octubre, 2010

Pocos emprendedores pueden levantar capital tan rápido y con tanto entusiasmo como monseñor Fernando Chomali. ¡Vaya que sabe convencer a sus fieles! En tiempo record logró recaudar cerca de 800 millones de pesos para levantar el último de sus proyectos: la escuela parroquial Canadá. Una institución creada hace 25 años por el cura canadiense Gerardo Parent.

A estas alturas, la pequeña escuelita necesitaba más que una simple mejora. Pero los recursos estatales se desvanecieron tras el terremoto, cuando el ministerio de Educación decidió concentrar el financiamiento en las zonas afectadas. “Al conocer esta situación busqué otras alternativas, porque nuestros niños no pueden esperar y tampoco podemos esperar a que el Estado lo solucione todo. Por eso contacté a empresarios de diferentes ámbitos y con orgullo puedo decir que hemos logrado casi la totalidad de la inversión que requerimos. Sólo nos queda por levantar 80 millones de pesos, que estoy seguro llegarán de todas formas”, predice.

Hoy la escuela se encuentra en plena fase de construcción, sentando las bases de lo que será una moderna edifi cación de 4 pisos, de 1.800 m2, que albergará 15 salas de clases, un jardín infantil y varios laboratorios, que se espera estén terminados a comienzos de 2011. Pero el bichito emprendedor del padre Chomali sigue inquieto. Por estos días también está gestionando, junto con un establecimiento educacional privado, la construcción de una escuela en el corazón de la población La Bandera, mientras avanza en el proyecto de levantar un jardín infantil, también en San Ramón.