El remate de Aguas Andinas, fijado para mediados de junio, ya está despertando el apetito de importantes grupos empresariales, que ven en el mercado del agua un nicho de negocios con potencial hacia el futuro. En el mercado ya se comenta que Bethia, firma ligada a la accionista de Falabella Liliana Solari, sería uno de los que pelearían el paquete que venderá el Estado (en torno al 30%). También Consorcio, de Juan Hurtado y Eduardo Fernández León, estaría mirando los números entregados en el road show. Otro de los interesados que suena fuerte es el grupo Penta, de Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín. Los bancos colocadores, además, trabajan a full para reclutar a nuevos interesados. Desde hace algunas semanas, IM Trust, Banchile y Merril Lynch realizan reuniones uno a uno con AFP, family offices y fondos de inversión para mostrar los números de la empresa sanitaria. El jueves recién pasado fue la presentación pública con los inversionistas en el hotel W. Todo, para que la colocación más grande del año –levantaría más de 1.000 millones de dólares- tenga un balance exitoso.

  • 31 mayo, 2011

El remate de Aguas Andinas, fijado para mediados de junio, ya está despertando el apetito de importantes grupos empresariales, que ven en el mercado del agua un nicho de negocios con potencial hacia el futuro. En el mercado ya se comenta que Bethia, firma ligada a la accionista de Falabella Liliana Solari, sería uno de los que pelearían el paquete que venderá el Estado (en torno al 30%). También Consorcio, de Juan Hurtado y Eduardo Fernández León, estaría mirando los números entregados en el road show. Otro de los interesados que suena fuerte es el grupo Penta, de Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín. Los bancos colocadores, además, trabajan a full para reclutar a nuevos interesados. Desde hace algunas semanas, IM Trust, Banchile y Merril Lynch realizan reuniones uno a uno con AFP, family offices y fondos de inversión para mostrar los números de la empresa sanitaria. El jueves recién pasado fue la presentación pública con los inversionistas en el hotel W. Todo, para que la colocación más grande del año –levantaría más de 1.000 millones de dólares- tenga un balance exitoso.