Con una extensión de 494 metros y una altura de 85 metros, Suiza inauguró el 29 de julio el puente colgante peatonal más largo del mundo, una atracción peculiar no apto para quienes sufran de vértigo. El puente colgante de Charles Kuonen (en alemán, Charles Kuonen Hängebrücke) se encuentra en la comuna de Randa y […]

  • 1 agosto, 2017

Con una extensión de 494 metros y una altura de 85 metros, Suiza inauguró el 29 de julio el puente colgante peatonal más largo del mundo, una atracción peculiar no apto para quienes sufran de vértigo.

El puente colgante de Charles Kuonen (en alemán, Charles Kuonen Hängebrücke) se encuentra en la comuna de Randa y sirve para acortar la senda entre los pueblos de Grächen y Zermatt, parte de la famosa vía europea (Europaweg).

Por esta pintoresca ruta, los senderistas pueden observar algunos de los picos más altos de los Alpes suizos; entre ellos el Matterhorn, de 4478 metros de altura.

El puente en suspensión se construyó como reemplazo de un puente anterior, el Europabrücke, que había sido inaugurado en 2010 y destruido solo dos meses después por un desprendimiento de rocas.

Para evitar un balanceo excesivo del puente, la empresa encargada de su construcción instaló unas cuerdas de sujeción que pesan ocho toneladas. Aun así, caminar a 28 pisos del suelo por un camino de 65 centímetros de ancho y medio kilómetro de largo debe ser toda una experiencia.