“Las personas expuestas al frío extremo son susceptibles de congelarse en cuestión de minutos”, advirtió el Servicio Nacional de Meteorología. La sensación térmica puede llegar a -60 grados, informó Deustche Welle.

  • 30 enero, 2019

Más de 30 millones de personas están amenazadas por la ola de frío ártico que azota Estados Unidos. Los gobiernos locales y empresas han autorizado a sus empleados a permanecer en casa, las escuelas han cerrado y cientos de vuelos fueron cancelados. Las autoridades están aconsejado a la población salir solo si es necesario.

Se prevé que las bajas temperaturas afecten una extensión que abarca los 1.930 kilómetros, desde Dakota hasta Ohio, y que alcancen récords históricos. La causa es una explosión de aire procedente del Ártico conocida como “vórtice polar”. El lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump se había burlado del frío: “En el maravilloso medio oeste, las temperaturas con el efecto del viento están alcanzando menos 60 grados [Farenheit, -50 grados Celsius], el mayor frío jamás registrado. En los próximos días se espera más frío aún. La gente no puede estar fuera ni siquiera unos minutos. ¿Qué demonios está pasando con el calentamiento global? Por favor, vuelve pronto, ¡te necesitamos!”, puso Trump en su cuenta de Twitter.

El Servicio Nacional de Metereología (NWS) de Estados Unidos prevé que en el Medio Oeste las temperaturas oscilen entre los -10 y los -40 grados, con vientos helados que pueden hacer que la sensación térmica sea de -60 grados en el área de Minnesota.

“Las personas expuestas al frío extremo son susceptibles de congelarse en cuestión de minutos”, advirtió el Servicio Nacional de Meteorología.

Chicago abrió 60 albergues y en Minneapolis, las autoridades pidieron a quienes se encuentran en la calle que busque refugio en trenes y autobuses públicos.