Computadoras cuánticas, es decir que utilizan cúbits en lugar de bits, pronto llegarán a realizar con relativa facilidad las tareas que son extremadamente difíciles para las computadoras clásicas. Hasta hace poco, se pensaba que estas tareas tenían poco uso en el mundo real, pero ahora que se rumorea que el procesador cuántico de Google está […]

  • 24 junio, 2019

Computadoras cuánticas, es decir que utilizan cúbits en lugar de bits, pronto llegarán a realizar con relativa facilidad las tareas que son extremadamente difíciles para las computadoras clásicas.

Hasta hace poco, se pensaba que estas tareas tenían poco uso en el mundo real, pero ahora que se rumorea que el procesador cuántico de Google está cerca de alcanzar este objetivo. La supremacía cuántica inminente puede tener una aplicación importante después de todo: generar aleatoriedad pura.

La aleatoriedad es crucial para casi todo lo que hacemos con nuestra infraestructura computacional y de comunicaciones. En particular, se utiliza para cifrar datos, protegiendo todo, desde conversaciones mundanas hasta transacciones financieras y secretos de estado. La aleatoriedad genuina y verificable -definiéndose como la propiedad que posee una secuencia de números que hace que sea imposible predecir el siguiente número en la secuencia- es extremadamente difícil de conseguir.

Eso podría cambiar una vez que las computadoras cuánticas demuestren su superioridad. Esas primeras tareas, inicialmente destinadas a mostrar simplemente la destreza de la tecnología, también podrían producir una aleatoriedad verdadera y certificada. «Estamos muy entusiasmados con eso», dijo John Martinis, físico de la Universidad de California en Santa Bárbara, quien dirige los esfuerzos de computación cuántica de Google. «Esperamos que esta sea la primera aplicación de una computadora cuántica».

Para leer el artículo original, ingresa aquí.