La Comisión Europea (CE) autorizó hoy, sujeta a condiciones, la fusión entre American Airlines, tercera aerolínea de Estados Unidos, y la también estadounidense US Airways, que dará origen a la mayor compañía aérea del mundo. El Ejecutivo comunitario considera que la operación, anunciada el pasado mes de febrero, no planteará problemas de competencia siempre que […]

  • 5 agosto, 2013

American Airlines. Foto Flickr

La Comisión Europea (CE) autorizó hoy, sujeta a condiciones, la fusión entre American Airlines, tercera aerolínea de Estados Unidos, y la también estadounidense US Airways, que dará origen a la mayor compañía aérea del mundo.

El Ejecutivo comunitario considera que la operación, anunciada el pasado mes de febrero, no planteará problemas de competencia siempre que las compañías cumplan determinados requisitos, como la liberación de una franja horaria (“slot”) diaria en el aeropuerto de Heathrow (Londres).

Bruselas también exige a las aerolíneas que faciliten la entrada de competidores en la ruta Londres-Filadelfia para impedir un monopolio en ese trayecto.

“Estamos convencidos de que la dinámica competitiva se mantendrá para asegurar la variedad en la oferta y la calidad de los servicios aéreos de pasajeros en esta ruta”, señaló en un comunicado el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia.

La CE aclara que la operación planteada en un principio por las compañías no podría haber sido autorizada y explicó que si ahora la ha autorizado se debe a que los compromisos ofrecidos por las aerolíneas hacen frente a las preocupaciones comunitarias en relación a la ruta Londres-Filadelfia.

En concreto, señala que existía un riesgo de que la compañía resultante de la fusión se situase en una posición monopolística con respecto a este trayecto debido a que American Airlines y US Airways son los únicos operadores que ofrecen vuelos directos en ese trayecto, como fruto de su acuerdo con British Airways e Iberia.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.