La buena noticia, para los turistas, es que podrán acercarse más que nunca a la Fontana de Trevi. De hecho, podrán pasearse por un puente suspendido a pocos metros de las estatuas. “Restauración-show” es la expresión empleada por los medios italianos para definir las obras que inauguró el alcalde de Roma, Ignazio Marino, hace algunos […]

  • 3 julio, 2014

EFE-Fontana-de-Trevi

La buena noticia, para los turistas, es que podrán acercarse más que nunca a la Fontana de Trevi. De hecho, podrán pasearse por un puente suspendido a pocos metros de las estatuas. “Restauración-show” es la expresión empleada por los medios italianos para definir las obras que inauguró el alcalde de Roma, Ignazio Marino, hace algunos días y que también permitirán a los visitantes seguir tirando las famosas monedas. Eso sí, no será en el célebre estanque de la fuente sino en una bañera más pequeña instalada en el centro del monumento porque la Fontana ya ha sido vaciada de agua y permanecerá bajo el cuidado de alambres y restauradores por lo menos hasta 2015.

La operación a la vieja fuente se volvió necesaria después de que varios desprendimientos activaran una alarma que en Italia suena últimamente a menudo, de Pompeya al Coliseo. Y como para el monumento más simbólico de Roma, la fontana será restaurada por un privado, a falta de dinero público: Fendi, firma romana de la moda.

Lee la noticia completa en El País