El “Super Bowl” de Wall Street. Así han bautizado los comentaristas económicos una semana que será clave para las perspectivas de recuperación en la mayor economía del planeta porque se espera la entrega de una serie de esperados indicadores. Entre los informes se encuentran los datos del PIB del cuarto trimestre y las cifras de […]

  • 29 enero, 2013
Wall Street. Foto: Flickr

Wall Street. Foto: Flickr

El “Super Bowl” de Wall Street. Así han bautizado los comentaristas económicos una semana que será clave para las perspectivas de recuperación en la mayor economía del planeta porque se espera la entrega de una serie de esperados indicadores.

Entre los informes se encuentran los datos del PIB del cuarto trimestre y las cifras de desempleo de enero, mientras que la Reserva Federal iniciará hoy su primera reunión importante del año (concluye mañana).

Los analistas anticipan que el banco central mantenga su discurso de que la economía sigue débil y que continuará su política de masivos estímulos, pero están atentos a las señales de creciente debate al interior del organismo sobre cómo y cuándo comenzar a revertir los masivas inyecciones de liquidez, una maniobra que será compleja y que ya está preocupando a los observadores.

La semana, sin embargo, comenzó ayer con una serie de señales mixtas sobre la marcha de la economía. Por un lado, el Departamento de Comercio informó que la demanda de bienes durables subió 4,6% en diciembre su mayor expansión desde septiembre. Se trata de un componente clave del crecimiento de EEUU, ya que registra una mayor venta de autos, aviones, computadores, muebles y otros similares.

Para acceder al artículo completo entra a Diario Financiero.