La compañía que desde hace 30 años recicla y trabaja con plástico es una de las 13 ganadoras del Reto Covid-19 impulsado por el Ministerio de Ciencias y Corfo. Su promesa es que las máscaras son duraderas y que luego pueden reciclarse: «Nadie quiere quedarse con cosas que solo sirvieron para el Covid”, asegura Julio Compagnon, gerente general.

  • 11 mayo, 2020

Comberplast es una empresa familiar, fundada hace 47 años, dedicada a elaborar plástico a partir del reciclaje de este mismo material. La lidera Julio Compagnon, hijo del fundador y gerente general de la firma, quien puso la economía circular como el eje del negocio. Según Compagnon, ellos como segunda generación tuvieron el desafío de pasar de utilizar materias primas vírgenes a otras reciclables. “Empezamos a ver imágenes de animales marinos con plástico y vimos que esto no era defendible, que quizás no éramos los buenos, sino los malos”, agrega. Fue en esos momentos que decidieron reinventarse e ir en contra del modelo “tómalo, úsalo y bótalo” y reciclarlo.

Cuenta que a comienzos de marzo empezaron a recibir llamadas tanto de empresas privadas como del área de la salud pública. «Nos pedían una solución casi inmediata para enfrentar la pandemia. Porque esto no sirve en octubre, tiene que ser ahora y en tamaño industrial”, señala. Lo primero que hicieron fue elaborar un escudo facial. De inmediato se dieron cuenta debían fabricarlas deferentes ya que las especificaciones son distintas para un médico, para alguien que trabaja en una oficina o para quien conduce una micro. Entonces crearon una línea diferenciada llamada Legión, que si bien no utiliza plástico reciclado -porque para que sea transparente tiene que ser virgen-, es reutilizable y reciclable.

Mientras desarrollaban esta línea de escudos, los días previos a Semana Santa, Francisco Cruz, gerente de innovación y desarrollo de Comberplast, se enteró del concurso de Corfo: junto al Ministerio de Ciencias y Tecnología estaban impulsando el “Reto Covid-19” que repartiría $800 millones de pesos a soluciones de rápida implementación destinadas a proteger al personal de salud del contagio de Coronavirus.

La compañía decidió postular la máscara Free Breath, que es parte de la línea Legión. Fue desarrollada en conjunto con el Instituto Tecnológico de Cataluña (Eurecat), que ya tenía el diseño avanzado y con quienes habían trabajado anteriormente. Los españoles aportarían el diseño y Comberplast la tecnología para desarrollarla en Chile. “Nos pareció que encajaba mucho con el sentido de urgencia que estábamos buscando, soluciones rápidas y un proceso mucho más ágil”, dice Compagnon. Ese fin de semana trabajaron sin parar y el lunes 13 de abril enviaron el proyecto. Dos semanas después recibieron la noticia de que eran una de las 13 iniciativas seleccionadas y que se habían adjudicado 30 millones de pesos para una primera etapa y otros 60 para el posterior desarrollo.

Para asegurarse de que la máscara sea durable y además reutilizable le incorporaron distintos niveles de filtros para diferentes aplicaciones, de modo que puedan seguir siendo implementos útiles luego de la pandemia. «Nadie quiere quedarse con cosas que solo sirvieron para el Covid. Esta podría servir, por ejemplo, en el ámbito industrial”, dice Compagnon.

Hoy producen 15.000 unidades al día y para fin de mes esperan llegar a 80 mil diarias. Ya han recibido solicitudes de países vecinos como Argentina, Perú y Bolivia, pero por el momento su preocupación es Chile, principalmente el sistema público.

El paso a realizar mascarillas y escudos faciales les ha permitido seguir funcionando, como empresa de primera necesidad. Así no han tenido que despedir a ninguno de sus 150 trabajadores. Compagnon asegura que la emergencia sanitaria ha recalcado la importancia de tener una capacidad industrial local: “Durante 20 años, la globalización nos ha hecho creer que siempre íbamos a poder contar con Asia, hasta que el día que más lo necesitamos, no se pudo”.

Te invitamos a seguir leyendo nuestros contenidos. Puedes acceder al papel digital haciendo click aquí y suscribirte para recibir Capital en este enlace.