La economista y exabogada de derechos humanos, Amanda Taub, postuló que la convulsión en el país se viene gestando hace años, vinculada a la falla de los sectores políticos tras el retorno de la democracia.

  • 4 noviembre, 2019

El estallido del conflicto social en Chile ya va para las tres semanas, tiempo en que el país ha sido el centro de las miradas internacionales. Varios medios ya han hecho sus análisis respecto de lo que gatilló las movilizaciones y el estadounidense The New York Times no se ha restado.

A través de un artículo de opinión, la exabogada de derechos humanos y columnista del periódico, Amanda Taub, aseguró que la principal motivación de las masivas protestas es el legado de la dictadura de Pinochet. 

En esa línea, la autora manifestó que -por un tiempo- las promesas de crecimiento y soluciones parecían funcionar, luego de que el régimen militar dejó el poder dando paso a la democracia. Sin embargo, hizo hincapié en que ese crecimiento no fue percibido por todos los chilenos, argumentando que la profunda desigualdad es el motor de la crisis que hoy aqueja al país.

Tal como se ha postulado durante estos días, Taub también sostuvo que para el resto del mundo, que el país con la mejor historia de éxito económico en Latinoamérica estuviera pasando por tal agitación, simplemente conmocionó a las demás naciones. Pero dijo que para los chilenos no tiene nada de sorpresivo.

La columnista aseguró que tanto los líderes de izquierda como de derecha le han fallado a los ciudadanos, en cuanto al vínculo entre la prosperidad del libre mercado con la mejora de los problemas que presentan los chilenos en materia de salud, educación, pensiones, salarios, entre otros.

Desde adentro

El artículo también cuenta con la voz de manifestantes y expertos con los que Taub mantuvo contacto, para así tomarle el pulso de mejor manera a la convulsión que se vive en Chile.

La consigna «no son 30 pesos, son 30 años» se convirtió en uno de los emblemas del movimiento, postula. Plantea, además, que -si bien no hay líderes ni edades determinadas en este estallido social- las nuevas generaciones no le temen a la autoridad, tras la actitud demostrada en los enfrentamientos entre militares, carabineros y manifestantes. Esto luego de que el Presidente, Sebastián Piñera, decretara estado de emergencia y el Ejército tomara lugar en las calles.

Taub detalló que esa actitud hace fuerte contraste con el temor de los padres de los jóvenes quienes sí se enfrentaron a una «larga época de represión».

Revisa el artículo original aquí.