Gran preocupación entre colegios del sector oriente generó el secuestro de un alumno desde su propia casa, a principios de diciembre. Los delincuentes, utilizando la misma estrategia de llamar haciéndose pasar por familiares que necesitan dinero en forma urgente, sustrajeron a un niño diciéndole que eran carabineros y lo convencieron de subirse a un taxi para llevarlo a la clínica donde, supuestamente, su papá estaba herido. El boca en boca de este caso entre los colegios no se hizo esperar. En los últimos días han circulado varias cadenas de mails entre rectores y apoderados de distintos establecimientos, alertando de esta situación. La idea es que los niños estén advertidos de que no deben nunca seguir a alguien que no conozcan y menos, creer en un carabinero que pide plata u objetos de valor a cambio de sus supustos servicios.

  • 14 diciembre, 2011

Gran preocupación entre colegios del sector oriente generó el secuestro de un alumno desde su propia casa, a principios de diciembre. Los delincuentes, utilizando la misma estrategia de llamar haciéndose pasar por familiares que necesitan dinero en forma urgente, sustrajeron a un niño diciéndole que eran carabineros y lo convencieron de subirse a un taxi para llevarlo a la clínica donde, supuestamente, su papá estaba herido. El boca en boca de este caso entre los colegios no se hizo esperar. En los últimos días han circulado varias cadenas de mails entre rectores y apoderados de distintos establecimientos, alertando de esta situación. La idea es que los niños estén advertidos de que no deben nunca seguir a alguien que no conozcan y menos, creer en un carabinero que pide plata u objetos de valor a cambio de sus supustos servicios.

Gran preocupación entre colegios del sector oriente generó el secuestro de un alumno desde su propia casa, a principios de diciembre. Los delincuentes, utilizando la misma estrategia de llamar haciéndose pasar por familiares que necesitan dinero en forma urgente, sustrajeron a un niño diciéndole que eran carabineros y lo convencieron de subirse a un taxi para llevarlo a la clínica donde, supuestamente, su papá estaba herido. El boca en boca de este caso entre los colegios no se hizo esperar. En los últimos días han circulado varias cadenas de mails entre rectores y apoderados de distintos establecimientos, alertando de esta situación. La idea es que los niños estén advertidos de que no deben nunca seguir a alguien que no conozcan y menos, creer en un carabinero que pide plata u objetos de valor a cambio de sus supustos servicios.