El Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (CIC) de España realizó un estudio para poder determinar el vínculo existente entre el estrés, la obesidad, el sistema nervioso, y las dietas sanas y con alto contenido en grasas. A raíz del estudio, los científicos españoles se dieron cuenta que el sistema nervioso y el estrés […]

  • 6 agosto, 2013

obesidad

El Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (CIC) de España realizó un estudio para poder determinar el vínculo existente entre el estrés, la obesidad, el sistema nervioso, y las dietas sanas y con alto contenido en grasas.

A raíz del estudio, los científicos españoles se dieron cuenta que el sistema nervioso y el estrés cumplen diferentes roles en el desarrollo de las denominadas “enfermedades del siglo XXI”.

Los resultados publicados en la revista Cell Metabolism arrojaron que la hiperestimulación nerviosa y el estrés, en personas con una dieta sana, contribuyen al desarrollo de un hígado graso, diabetes tipo 2 y otros problemas como hiperglucemia, hiperinsulinemia e hiperlipidemia. En cambio, en los casos en que las personas tienen una dieta con altos niveles de grasa, el estrés funciona como protector, evitando el surgimiento de estas enfermedades.

Las pruebas fueron realizadas con animales modificados genéticamente y por primera vez esclarece algunas de las principales dudas sobre el síndrome metabólico.

Revise el artículo completo en el Huffington Post