Por: Aldo Cerda, ActionAbility Institute

  • 14 marzo, 2019

Tras el Acuerdo de París alcanzado el año 2015, 195 gobiernos del mundo se comprometieron a RESTRINGIR el calentamiento global a menos de 2ºC, umbral que define el límite de las consecuencias más graves del cambio climático. Lo anterior marcó un hito en la transición a una economía baja en carbono, lo que ha ido de la mano del diseño e implementación de planes de acción de empresas líderes, principalmente en el sector privado, que han demostrado que tienen las competencias, la experiencia, los recursos y la ambición de hacer realidad lo anterior.

La pregunta que surgió de inmediato fue ¿cómo asegurar que esas empresas tengan objetivos ambiciosos de reducción de emisiones que aseguren que las acciones de transformación que realizan estén en línea con la ciencia climática actual?

Para apoyar lo anterior, se formalizó una alianza entre el CDP, World Resources Institute, el Pacto Global de las Naciones Unidas y WWF, que definieron una metodología de SBT (science based targets, u objetivos de descarbonización basados en el mejor conocimiento científico disponible). Es decir, las metas de mitigación climática adoptadas por las empresas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se consideran “basadas en la ciencia”, si están en línea con el nivel de descarbonización requerido para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 2ºC en comparación con las temperaturas preindustriales, como se describe en el Quinto informe de evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC AR5).

En febrero de este año, los SBT se actualizaron de modo de estar en línea con la urgencia de aumentar la ambición climática a un umbral máximo de 1,5ºC.

A la fecha, 548 empresas a nivel mundial han sido reconocidas por esta alianza como poseedoras de compromisos de descarbonización compatibles con la meta global de reducción de emisiones. Entre ellas, figuran actores como AB InBev, Acciona, Axa Group, Best Buy, Bloomberg, BNP Paribas, BAT, Carrefour, Chanel, Coca-Cola, Danone, Gas Natural Fenosa, H&M, HSBC, Inditex, Kellogg, Maersk, Mahindra, M&S, Michelin, Nestlé, Nike, Pepsico, Siemens y Unilever.

Se sabe que el compromiso país de Chile para el Acuerdo de París es muy bajo (según un artiículo reciente en Nature, si el mundo emulara las metas de Chile, la temperatura mundial se estabilizaría sobre los 5ºC), y ello repercute en que las empresas recién empiecen a adoptar tímidamente compromisos de reducción de emisiones. Por ello es importante relevar a aquellas compañías que están en primera línea en este campo, y ahí se destaca Viña Concha y Toro, la primera empresa latinoamericana cuyos objetivos de descarbonización ya han sido revisados y aprobados por el Steering Commitee de la Iniciativa de los SBT, y Aguas Andinas, que se encuentra en la fase inicial del proceso (lo que se conoce como compromiso con la iniciativa).

Es de esperar que su ejemplo se replique aceleradamente en el mundo corporativo.