China va a tomar medidas para erradicar la industria de minado de bitcoin del país ante la preocupación que plantean el excesivo consumo de electricidad y el riesgo financiero, lo que refleja la opinión de las autoridades de que las criptomonedas no son una industria estratégica. Un equipo de trabajo con representantes de diversas agencias […]

  • 11 enero, 2018

China va a tomar medidas para erradicar la industria de minado de bitcoin del país ante la preocupación que plantean el excesivo consumo de electricidad y el riesgo financiero, lo que refleja la opinión de las autoridades de que las criptomonedas no son una industria estratégica.

Un equipo de trabajo con representantes de diversas agencias ha dado instrucciones a los gobiernos provinciales para “empujar de forma activa” a las compañías de sus respectivas regiones a abandonar la industria del minado de criptomonedas, según se refleja en un documento al que ha tenido acceso Financial Times. La decisión de presionar a las mineras sigue al cierre de bolsas locales de bitcoin y a la prohibición de las ofertas iniciales de moneda.

Los mineros crean nuevos bitcoin resolviendo complejos problemas matemáticos cuyas soluciones se utilizan para validar nuevas transacciones de bitcoin. Aunque aparentemente es una tarea informática, la dependencia de la capacidad de procesamiento hace que el proceso se asemeje más a la fabricación industrial que a los negocios tradicionales de alta tecnología.

Muchas mineras de bitcoin han establecido operaciones en áreas remotas sin registrar si quiera una compañía. Algunos incluso han esquivado las regulaciones chinas que prohíben a los usuarios finales comprar electricidad directamente a los productores de energía, y no a los operadores de la red eléctrica.

China mina unas tres cuartas partes de los bitcoin mundiales, según Liao Xiang, consejero delegado de Lightningasic, una operación minera de Shenzhen. Los mineros chinos han aprovechado la electricidad barata de regiones ricas en carbón o energía hidroeléctrica, como Xinjiang, Mongolia Interior, Sichuan y Yunnan.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.