Mientras continúan los trabajos de restauración y aggiornamiento en el legendario Teatro Colón –que obligarán a realizar el festejo por el centenario del emblemático escenario en el Luna Park–, la mejor alternativa para los bonaerenses fanáticos de la ópera es el tradicional Teatro Avenida, donde Buenos Aires Lírica y Juventus Lyrica organizan temporadas breves pero […]

  • 5 mayo, 2008

Mientras continúan los trabajos de restauración y aggiornamiento en el legendario Teatro Colón –que obligarán a realizar el festejo por el centenario del emblemático escenario en el Luna Park–, la mejor alternativa para los bonaerenses fanáticos de la ópera es el tradicional Teatro Avenida, donde Buenos Aires Lírica y Juventus Lyrica organizan temporadas breves pero muy logradas. En los últimos años este recinto, que también cumple cien años este 2008, ha ido elevando notoriamente el nivel de sus espectáculos, convocando a un puñado de sólidos intérpretes extranjeros; y, afortunadamente, Chile se ha convertido en el principal exportador, como lo han confirmado en años anteriores las elogiadas presentaciones de Luis Olivares, Patricia Cifuentes y Homero Pérez. Hace unas semanas me tocó asistir a una simpática función de La italiana en Argel, una de las obras más encantadoras y divertidas de Rossini, que en Chile no se representa desde 1984; la bonita producción y una hilarante puesta en escena de Pablo Maritano permitieron el lucimiento de un afiatado elenco, donde brillaron dos compatriotas nuestros en los roles principales: el tenor Jaime Caicompai y en el rol titular, la mezzosoprano Evelyn Ramírez. El sólido desempeño de ambos fue acogido con cálidos aplausos, y aunque en Chile su éxito tuvo una repercusión prácticamente nula, hay que resaltar este importante paso internacional de dos artistas tan ascendentes, a los que hace un tiempo ya destacamos en Capital.