China es uno de los países que registra la tasa de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) más alta del mundo. Pero también el país donde operan más autobuses eléctricos, llegando a 170 mil, concentrados en las ciudades de Pekín, Shangai y Shenzhen. Una medida respaldada por una política del gobierno que busca producir […]

  • 16 noviembre, 2017

China es uno de los países que registra la tasa de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) más alta del mundo. Pero también el país donde operan más autobuses eléctricos, llegando a 170 mil, concentrados en las ciudades de Pekín, Shangai y Shenzhen. Una medida respaldada por una política del gobierno que busca producir 1,67 millones de vehículos eléctricos y crear 1,2 millones de puestos de trabajo anualmente a 2020.

El gerente de E-Solutions de Enel Chile, Simone Tripepi, dice en China ya hay ciudades en que el transporte público eléctrico constituye el 100%.

“Visitamos Shenzhen, donde está la empresa ByD, fabricante de estos vehículos, donde circulan 20 mil buses eléctricos. Estamos hablando de distintas experiencias que progresivamente convergerán en masificar la electromovilidad en todo el mundo”, afirma.

Este no es el único país que busca mayor sustentabilidad. Si bien, la mayoría viene trabajando desde hace varios años por reducir las emisiones, el Acuerdo de París de 2015 fue clave para comprometer a las naciones para reducir sus metas de generación de GEI y lograr contener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2° y así limitar el impacto del cambio climático. Y una de las formas de hacerlo, es reemplazando los vehículos bencineros y diésel por eléctricos.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.