La bolsa chilena cayó más de 4% al inicio de las operaciones ayer, luego de que Sebastián Piñera, el multimillonario político de centroderecha, tuviera un resultado más débil de lo esperado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, abriendo el camino a un balotaje fuertemente disputado el próximo mes. El exmagnate de aerolíneas, quien […]

  • 21 noviembre, 2017

La bolsa chilena cayó más de 4% al inicio de las operaciones ayer, luego de que Sebastián Piñera, el multimillonario político de centroderecha, tuviera un resultado más débil de lo esperado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, abriendo el camino a un balotaje fuertemente disputado el próximo mes.

El exmagnate de aerolíneas, quien fue presidente entre 2010 y 2014, logró un 36,6% de los votos, pero estuvo por debajo de la victoria necesaria para evitar una segunda vuelta, fijada para el 17 de diciembre.

Ahora enfrentará a Alejandro Guillier, un expresentador de noticias en televisión, quien representó el núcleo de la dividida coalición de centroizquierda de la presidenta Michelle Bachelet y logró 22,7% del respaldo.

“Tenemos una carrera abierta ahora. A Piñera le fue mucho peor de lo que se esperaba”, dijo Patricio Navia, un comentarista político, argumentando que la izquierda tendría una mayoría en ambas cámaras del Congreso. “A pesar de lo que dice la derecha, lo de anoche (el domingo) fueron malas noticias”.

Los expertos anunciaron una nueva era para la política chilena, a medida que nuevas fuerzas emergieron tras la reforma electoral de Bachelet, que introdujo representación proporcional y ayudó a poner fin a casi tres décadas de dominación bipartidista.

La gran sorpresa fue el sólido desempeño de candidatos a la izquierda y derecha de los ganadores centristas. Beatriz Sánchez, cuyo partido de izquierda fue formado por estudiantes radicales que se hicieron conocidos durante las masivas protestas de 2011, logró 20,3%, más del doble de lo que preveían las encuestas.

El candidato de extrema derecha José Antonio Kast tuvo mucho mayor apoyo del que se esperaba, con casi 8% de los votos, lo que dividió a la derecha y limitó la victoria de Piñera en la primera vuelta.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.