En Zapallar, un balneario que reúne a políticos, empresarios y artistas, se comentaba que el César, famoso por sus canapés de locos, machas a la parmesana y congrio frito, estaba viviendo sus últimos días antes de cerrar temporalmente sus puertas. Desde hace años que el restaurante vive una situación irregular, con permisos que han sido […]

  • 15 febrero, 2018

En Zapallar, un balneario que reúne a políticos, empresarios y artistas, se comentaba que el César, famoso por sus canapés de locos, machas a la parmesana y congrio frito, estaba viviendo sus últimos días antes de cerrar temporalmente sus puertas.

Desde hace años que el restaurante vive una situación irregular, con permisos que han sido objetados por Contraloría y una concesión que se renueva cada ciertos meses. Por eso es que el local será sometido a una remodelación mayor, que comenzaría a mediados de marzo.

Pero, al estar emplazado en una zona típica, cada cambio debe ser aprobado por el Consejo de Monumentos, lo que hizo que el proyecto –que lidera el arquitecto Hernán Fontaine– se atrase. Incluso para 2019.