El horno no está para bollos. Ese es el mensaje que los retailers nacionales han dado durante este período, no sólo en Chile sino también en Perú. Y es que a diferencia de sus competidores en el vecino país, tanto Falabella como Cencosud han observado este año un comportamiento más que cauteloso, cediendo terreno a […]

  • 12 mayo, 2009

El horno no está para bollos. Ese es el mensaje que los retailers nacionales han dado durante este período, no sólo en Chile sino también en Perú. Y es que a diferencia de sus competidores en el vecino país, tanto Falabella como Cencosud han observado este año un comportamiento más que cauteloso, cediendo terreno a sus principales competidores.

Según el último informe de Colliers Perú, en el sector de supermercados, mientras el grupo Interbank (Supermercados Peruanos) anuncia la apertura de un local por mes, el plan de expansión de Tottus considera la apertura de nuevas locaciones en sólo dos distritos, de Cencosud prácticamente no hay señales y sólo se estima la apertura de un Hipermercado Metro. En este escenario de alta competencia también hay que considerar la aparición de una nueva cadena de supermercados mayoristas: la holandesa Makro, que hará su ingreso este año a ese mercado y no precisamente para marcar el paso.

En cuanto a la apertura de nuevos centros comerciales, el panorama es similar. Los grupos peruanos han tomado la delantera. Interbank, la familia Wong, el grupo Romero y el grupo Torvisco inaugurarán una serie de proyectos, principalmente en provincias. Mientras que la prometedora apuesta de los chilenos, de la mano de Mall Plaza, para este año no proyecta abrir ningún centro comercial. Parque Arauco, por el contrario, sí contempla la apertura de un strip center en la zona de Chorrillos.

En el frente de las tiendas por departamentos, Cencosud finalmente no llegará con sus tiendas Paris este año, mientras que Saga Falabella no tiene registrada oficialmente ninguna apertura para 2009. Sin embargo, los operadores peruanos están despertando: el grupo Interbank inauguró su primera tienda departamental, denominada Oechsle, partiendo con un agresivo proceso de colocación de su tarjeta de crédito Oh!