Fiscalía de Tokio acusa al expresidente de la firma japonesa de falsificar los informes financieros para no reportar ingresos personales por unos 44 millones de dólares entre 2010 y 2015.

  • 8 enero, 2019

En su primera aparición pública desde su detención el pasado 19 de noviembre el expresidente de Nissan Motor Co., Carlos Ghosn negó haber falsificado los reportes financieros de la firma japonesa. Este martes en Tokio, el otrora rey Midas de la industria automotriz dijo al juez, leyendo un comunicado con voz firme y tranquila: “señoría, soy inocente de las acusaciones en mi contra estoy acusado injustamente”.

La fiscalía acusó a Ghosn, quien transformó radicalmente Nissan en las dos últimas décadas, de falsificar los informes financieros para no reportar ingresos personales por unos 44 millones de dólares entre 2010 y 2015.

Además, según reportó la agencia de noticias The Associated Press, Ghosn es sospechoso de hacer que Nissan asumiese temporalmente las pérdidas ocasionadas por la crisis financiera en sus inversiones. Vestía traje oscuro, sin corbata y zapatillas.

Tras leer los cargos en su contra, el juez Yuichi Tada dijo que Ghosn, un francés nacido en Brasil y con raíces libanesas, está en riesgo de fuga y podría intentar ocultar pruebas, pero el ejecutivo respondió que “actuó con honor, legalmente y con el conocimiento y la aprobación de los ejecutivos apropiados”.