Sigue cerrándose el cerco sobre los ex ejecutivos de La Polar. A las primeras formalizaciones por delitos contra la ley de valores y lavado de activo, del 14 de diciembre, podrían sumarse en las próximas semanas nuevas acusaciones por estafa y otras transgresiones, las que además alcanzarían a personas hasta ahora no incluidas en el caso.

  • 14 diciembre, 2011

Sigue cerrándose el cerco sobre los ex ejecutivos de La Polar. A las primeras formalizaciones por delitos contra la ley de valores y lavado de activo, del 14 de diciembre, podrían sumarse en las próximas semanas nuevas acusaciones por estafa y otras transgresiones, las que además alcanzarían a personas hasta ahora no incluidas en el caso.

Ello, a raíz de las repactaciones unilaterales de créditos que afectaron a unos 500 mil clientes de la ex estrella del retail. Según fuentes judiciales, los fiscales que tramitan el caso optaron por llevar primero al estrado a los acusados por los delitos más flagrantes y visibles y que formaban parte de la primera línea gerencial de la firma.

Pero lo que no se ha terminado de investigar -y que podría involucrar a más ejecutivos- son todas las demás aristas del remezón económico que significó la caída de La Polar, en junio pasado. Y en eso, las repactaciones son claves.

Actualmente se tramita una demanda colectiva del Sernac, organismo liderado por Juan Antonio Peribonio, por las reprogramaciones unilaterales de los créditos, además de cientos de otras querellas de accionistas de diversos tamaños por estafas y hasta cohecho.