Divertimento Chileno Con más de 20 años de existencia, el Divertimento Chileno ubicado en las faldas del cerro San Cristóbal es por lejos uno de los mejores restaurantes para olvidar que se está en Santiago. Para su dueño Bruno Sacco, “que esté ubicado en medio de un parque sin lugar a dudas convierte el acto […]

  • 25 febrero, 2013
Divertimento

Divertimento

Divertimento Chileno

Con más de 20 años de existencia, el Divertimento Chileno ubicado en las faldas del cerro San Cristóbal es por lejos uno de los mejores restaurantes para olvidar que se está en Santiago. Para su dueño Bruno Sacco, “que esté ubicado en medio de un parque sin lugar a dudas convierte el acto de ir a comer en una experiencia maravillosa. Si se suma el poder disfrutar de un congrio frito, pastel de choclo, porotos granados o aventurarse en las nuevas preparaciones creadas por la chef Flaminia Sacco, como pebre de ulpe, pescado a la chancaca con papaya o ceviche con un toque de frutilla, no tiene parangón”. Uno de los espacios más visitados, en esta época del año, por turistas, empresarios y políticos es la terraza: dos frondosos encinos de más de 200 años ayudan a capear las altas temperaturas.

Av. El Cerro s/n esquina Pedro de Valdivia Norte. Providencia. Fono 22331920.

El Mesón de la Patagonia

En una casa de adobe de fachada continua se ubica este restaurante en Lo Barnechea. Con una rústica decoración en madera, su cocina se especializa en manjares de la zona austral: el cordero al palo y la centolla. Se puede admirar la lenta cocción del cordero –que demora horas– junto al fogón en la acogedora terraza, un espacio con aire campesino perfecto para pasar estas últimas noches de verano y transportar de cierta forma a los visitantes a la región de Magallanes. “Nuestros corderos son orgánicos y pesan como máximo 6 kilos. No comen nada más que pasto de los prados de Magallanes. Sobre todo tratamos que nuestros clientes se sientan en un grato ambiente casero y hospitalario, como es la gente del sur. Yo estoy todos días”, señala su propietario, Pablo Varas.

Lo Barnechea 503. Lo Barnechea. Fono 22168967.

Casaluz

Hace un año el chef Pablo Heiremans junto a su familia armó una sociedad para dar vida al restaurante Casaluz, en Barrio Italia, un espacio que recuerda a una posada mediterránea. La cocina consiste en preparaciones de autor con una clara influencia catalana, y toques de la mesa peruana, vietnamita y española. “Tenemos un patio de luz, una terraza y jardín trasero, todos muy usados por parejas, grupos y familias. La casa es principalmente de adobe. En el jardín, junto a las mesas, se cultivan diferentes especias para su uso en la cocina. Eso le da un ambiente acogedor, en medio de la ciudad, como si estuviéramos a centenares de kilómetros de distancia del ajetreo de Santiago”, comenta Pablo.

Av. Italia 805. Providencia. Fono 29187204.

La Copa Feliz

María José Mira es la administradora de La Copa Feliz, enclave de más de 6 mil metros cuadrados, ubicado en La Reina, que alberga a un restaurante de comida típica que podría estar en Colchagua o Cauquenes. Hay cántaros, horno de barro y paredes de adobe. “Nuestra especialidad es comida chilena un poco más gourmet. Destaca la preparación de pescados, mariscos y carnes. La plateada y el cordero secano costero, ambos preparados en horno de barro, son los platos estrella de la casa”, señala. El lugar tiene 6 años de existencia y su dueño, Mario Mira de Santa Cruz, es un reconocido abogado y sibarita que siempre soñó con tener un restaurante. Cuando encontró este lugar rodeado de vegetación supo que era el entorno ideal para su proyecto. Tiene capacidad para 150 personas y en su parte posterior los comensales pueden traer sus mantas y dormir siesta sobre el pasto después de un contundente almuerzo, como en provincia.

Av. Echeñique 6315. La Reina. Fono 22262400.

Doña Tina

Doña Tina abrió sus puertas hace más de 30 años como un modesto local donde encontrar comida típica chilena. La buena mano de doña Agustina (su dueña) y la abundancia de las preparaciones la hicieron conocida entre los aficionados. Hoy cuenta con espacios para 500 personas en un entorno de ambientación rústica, con mesas de madera, piso de tierra, tinajas por doquier, y un parrón encargado de prestar sombra a la terraza, el lugar más concurrido durante esta época del año. El ambiente invita a descansar y a sentirse como en el campo. Plateadas, arrollados, porotos granados, empanadas… son los platos que brillan en el menú. Un emblema nacional.

Los Refugios del Arrayán 15125. Lo Barnechea. Fono 23216546.

La Jardín

En un lugar abandonado el artista inglés, Tony Hornecker, diseñó un ambiente casi surrealista: parece una instalación artística, pero es un restaurante itinerante de carácter efímero. En su actual dirección (en Bilbao al llegar a Avenida Italia) estará al menos un año. Con desechos y materiales encontrados en las calles de la ciudad se fue armando este lugar, que tiene algo de fragilidad y es un raro oasis en medio de una zona urbana bastante bulliciosa. “Evoca el campo, cuenta con una carreta, maceteros antiguos, la cuchara de la abuelita, en el patio hay plantas nativas, tortugas y gallinas. Es un espacio fresco donde se cambian las flores todos los días”, señala Rodrigo Arellano, uno de los socios.

Bilbao 497. Providencia. Fono 22230667.