Fue la primera tienda grande en cerrar sus puertas. El domingo 15 de marzo, tras el anuncio que hizo el presidente Sebastián Piñera de suspender los colegios, el gerente general de CasaIdeas, Javier Rodas, junto con la gerenta de Recursos Humanos, Francisca Herrera, decretaron establecer home office para la oficina central de la compañía. Días […]

  • 27 marzo, 2020

Fue la primera tienda grande en cerrar sus puertas. El domingo 15 de marzo, tras el anuncio que hizo el presidente Sebastián Piñera de suspender los colegios, el gerente general de CasaIdeas, Javier Rodas, junto con la gerenta de Recursos Humanos, Francisca Herrera, decretaron establecer home office para la oficina central de la compañía. Días antes habían creado un protocolo para hacer frente al coronavirus, por tanto, los 200 empleados de la matriz, ubicada en calle Tocornal, a esas alturas ya contaban con computadores personales y banda ancha móvil para poder continuar su trabajo desde sus casas. A los casi 900 trabajadores de tiendas se les ordenó que los mayores de 60 años o aquellos con preexistencias de salud debían ausentarse, y en paralelo, se acotaron los horarios de atención a público. Pero la evolución del virus fue más rápida de la esperada. “Te das cuenta de que tienes que privilegiar que seamos todos aportantes a que este virus no se propague. Y por eso no tiene sentido que algunos hagan teletrabajo y otros tengan que estar en las tiendas”, asegura Rodas. Por eso, el martes 17, pasado mediodía, envió un mail al comité estratégico –intregra- do por Claudia Venegas y Mauricio Russo, socios de la compañía; Alejandro Yarad, presidente del directorio, y Hugo Ender, CFO–, proponiéndoles el cierre total de las 40 tiendas que la firma tiene en Chile. “100% de acuerdo”, fue la respuesta unánime.

Con el ok, CasaIdeas cerró todas sus tiendas a las 5 pm y a las 6 pm envió un comunicado avisando a sus colaboradores y malls que, a partir del miércoles, todos los locales en Chile permanecerían cerrados.

“La autoridad habla de dos semanas, pero uno ve que en otros países son 45 días. Nosotros estamos estimando un escenario de tres o cuatro semanas cerrados”, asegura Rodas. Y agrega: “Al regreso a
la normalidad, las compañías van a tener que tomar medidas correctivas y ordenar sus números. Vamos a reevaluar si estamos dispuesto a pagar esos valores de arriendos, por ejemplo. Porque habrá una merma en ingresos que va a requerir un ajuste”, señala.

Un día después del anuncio de la firma, el gobierno ordenó el cierre de todos los centros comerciales.