Saber usar la tecnología no hay duda que rinde frutos. Más, cuando no existe competencia. Suena extraordinario, pero es el caso de Red Call, una empresa alternativa a los carriers tradicionales que mezcla telefonía convencional y la voz sobre IP (Internet Protocole) y que es única en su tipo. Según sus creadores, el ingeniero civil […]

  • 4 mayo, 2007

Saber usar la tecnología no hay duda que rinde frutos. Más, cuando no existe competencia. Suena extraordinario, pero es el caso de Red Call, una empresa alternativa a los carriers tradicionales que mezcla telefonía convencional y la voz sobre IP (Internet Protocole) y que es única en su tipo. Según sus creadores, el ingeniero civil de la Católica, Francisco Briones Morandé y su amigo Pedro Mingo Rozas, este sistema permite ofrecer tarifas entre un 30 a 70% más baratas que los precios de lista de su competencia, gracias a que cursan las llamadas por IP, a través de redes privadas de banda ancha donde se privilegia la voz. O sea, se escucha mucho mejor que cuando la omunicación se efectúa por IP en el computador, porque ahí viajan voz y datos utilizando redes públicas. Por el simple y económico boca a boca, especialmente entre las dueñas de casa más busquillas, en tres años han sumado tres mil clientes; un 80% son personas naturales y el resto, empresas como Unifrutti, Ward Van Lines, IATA, Vespucio Norte Express y Pisa. Utilidades todavía no hay, pero el inversionista que puso el capital –no quiso ser identifi cado, pero es del área de la tecnología– está satisfecho, porque en un intento anterior había fracasado. Briones Morandé –sobrino del Kike– y Mingo Rozas –nieto del fundador de Orlando– dejaron sus trabajos, son dueños del 29% de la empresa y esperan cifras azules para Navidad.