Un 18 de septiembre un tanto ansioso vivieron al interior de Carozzi. Y es que los principales ejecutivos de la compañía esperaban que la resolución de la Fiscalía Nacional Económica (FNE), que aprueba o rechaza la compra de Calaf, filial de CCU, sería entregado antes del feriado nacional. Y pese a que esto no ocurrió, […]

  • 1 octubre, 2015

Bofill
Un 18 de septiembre un tanto ansioso vivieron al interior de Carozzi. Y es que los principales ejecutivos de la compañía esperaban que la resolución de la Fiscalía Nacional Económica (FNE), que aprueba o rechaza la compra de Calaf, filial de CCU, sería entregado antes del feriado nacional. Y pese a que esto no ocurrió, fuentes cercanas a la compañía precisan que la resolución estaría ad portas de ser emitida por parte del organismo antimonopolio. En todo caso, en la empresa confían en que el organismo regulatorio finalmente dará luz verde a la operación, ya que esta compra representaría sólo el 1% del mercado de los confites. Esto, pese a la presencia que ostenta Carozzi en los rubros asociados, que alcanza aproximadamente a 45% de participación en el mercado de los dulces, un 30% en el área de las galletas y un 28% en el rubro de los chocolates.