Esto de la política de los acuerdos, cada vez más necesaria en la medida que la Concertación pierde su mayoría relativa en el Congreso a raíz de las diferencias internas, ha otorgado poder y visibilidad a actores que el sistema binominal tenía prácticamente eliminados: los parlamentarios independientes. Los mayores réditos a la fecha los ha […]

  • 30 noviembre, 2007

Esto de la política de los acuerdos, cada vez más necesaria en la medida que la Concertación pierde su mayoría relativa en el Congreso a raíz de las diferencias internas, ha otorgado poder y visibilidad a actores que el sistema binominal tenía prácticamente eliminados: los parlamentarios independientes.

Los mayores réditos a la fecha los ha obtenido el senador por Magallanes Carlos Bianchi, negociando directamente su voto con las autoridades del gobierno en las dos oportunidades en que el Transantiago ha concentrado la discusión parlamentaria (aunque en la votación de recursos en el presupuesto finalmente rechazó el planteamiento del Ejecutivo).

El ejemplo de Bianchi pudo servir de aliciente para que Carlos Cantero tomara, de una vez por todas, la decisión de renunciar a Renovación Nacional. Si bien Cantero manifestó claramente que votará con la Alianza, tiene ahora la oportunidad de adquirir mayor protagonismo al jugar el rol de independiente hasta 2014, cuando concluye su período. De hecho, la crítica básica de Cantero a la directiva del partido y a Sebastián Piñera apunta a que no se ha sentido considerado por ellos. Pero del otro lado piensan lo mismo. Los piñeristas acusan a Cantero de no haber contribuido ni participado en la anterior campaña del presidenciable.