Fue el lunes 20 de agosto cuando, a través de un “call telefónico”, los directores de Canal 13 tomaron la decisión: Alejandro Espinoza sería el abogado que encabezaría la defensa de la estación controlada por Andrónico Luksic. El pasado viernes 27 de julio ante el 12º Juzgado Civil de Santiago, Jorge Alberto Sebastián Dávalos Bachelet […]

  • 23 agosto, 2018

Fue el lunes 20 de agosto cuando, a través de un “call telefónico”, los directores de Canal 13 tomaron la decisión: Alejandro Espinoza sería el abogado que encabezaría la defensa de la estación controlada por Andrónico Luksic.

El pasado viernes 27 de julio ante el 12º Juzgado Civil de Santiago, Jorge Alberto Sebastián Dávalos Bachelet presentó una millonaria demanda de indemnización de perjuicios en contra de la estación televisiva: el primogénito de la ex Presidenta Michelle Bachelet acusó persecución y exigió ser indemnizado en $3.360 millones de pesos por las rutinas que ha realizado Yerko Puchento (interpretado por el actor Daniel Alcaíno y cuyo guion está a cargo de Jorge López) en el programa Vértigo.

“Se ha solazado injuriándome a lo largo de tres años, burlándose de mi situación judicial, de mi familia, de mi trabajo, incluso de mi apariencia física o mi modo de vestir. Expresiones como ‘el hijo del año’ o ‘el epidemia con aros’, ladrón, y otras de peor clase han sido proferidas por este sujeto en forma sistemática, sin que jamás se le haya hecho por parte de sus superiores jerárquicos una reprensión”, indica Dávalos en la querella.

A pesar de que aún no ha llegado notificación de la denuncia a Inés Matte Urrejola, la plana mayor ya prepara su estrategia de defensa.

La primera reacción vino directamente del director ejecutivo, Javier Urrutia. El sábado, poco antes de las 10am, a través de tres mensajes en Twitter, disparó: “Canal13 hablará a través de sus abogados y en sede judicial, así corresponde litigar no por los medios. A título personal me pregunto si la impresión que tienen los chilenos del Sr. Dávalos es por el humor, tv, radios y diarios o por el Caso Caval y su desfile por tribunales?”. “Si uno decide ser autoridad pública (y ser primera dama lo es) acepta ser sujeto de escrutinio, crítica y comentarios. El humor político es crítica. Ser primera dama y que tu primera dama se dedique a “negocios” que molestan a la Fiscalía y al SII no es culpa de Yerko…”; “La madre se querelló contra un medio porque sintió que debía hacerlo por su honra. Por suerte se desistió porque era indigno de nuestra historia republicana. Pero ella nunca pretendió enriquecerse a costa del medio. Su hijo le pone precio a sus principios, se tiene alta estima Jr”.

Cercanos a Urrutia cuentan que el ejecutivo, quien en total desde que se unió a la red social en abril de 2013 ha emitido sólo 16 tuits, “no aguantó más”. “Sus descargos sorprendieron a varios. Pero está convencido de que Dávalos quiere plata, de que no existe otro motivo para pedir esa indemnización a tres años de ocurrido el programa, y por eso lanzó su crítica”, relatan. Eso sí, tomó ciertos resguardos legales: es abogado y revisó con juristas ligados al grupo Luksic el contenido de sus mensajes.

La batalla recién comienza.

 

El factor Mosciatti

Hubo otros nombres que sonaron para patrocinar la causa. Sin embargo, la balanza se inclinó por Espinoza, abogado que asesora a Pablo Longueira y a Fulvio Rossi en el Caso SQM. “Pesó mucho que haya defendido a Tomás Mosciatti en contra de Dávalos”, explican cercanos  al canal.

En 2013 revista Qué Pasa publicó un reportaje titulado “Los negocios de Dávalos Bachelet”, donde abordaba las seis sociedades del hijo de la presidenta, además de su negocio de los automóviles Lexus.

Tras ello, el director de Radio Bío-Bío, Tomás Mosciatti, realizó una editorial donde tildó de “al menos sospechosos” los vínculos comerciales del primogénito con servicios que prestaba a empresas de China. Esa columna le valió una querella por injurias presentada por el mismo Dávalos, patrocinada por su abogado, Enzo Coppa Hurtado.

Para la audiencia de conciliación, el periodista asistió junto a su abogado, Alejandro Espinoza, quien dijo que no pedirían disculpas e insistió en que los comentarios del director de la radioemisora se enmarcaban en el ejercicio de la libertad de expresión.

“Si bien seguimos convencidos de que los dichos provocaron descrédito y deshonra para mi cliente, queremos creerle a la contraparte que no hubo ánimo de injuriar, sino de libre expresión”, indicó Enzo Coppa, a nombre de Dávalos. Con ello, se desistieron de la querella.

Quienes conocen la defensa, cuentan que la estrategia actual es similar a la de ese año.La honra de Dávalos y su prestigio está disminuido mucho antes de que el Canal 13 emitiera las rutinas de Yerko Puchento. Basta ver el número de portadas de The Clinic, su caída en las encuestas del gobierno de Bachelet tras Caval… todo previo a la emisión de la rutina”, relatan personas vinculadas al 13.

 

Viejos conocidos

En todo caso, Alejandro Espinoza no es un desconocido en el grupo Luksic. Desde sus orígenes, en 1998, es secretario y director de Amparo y Justicia, fundación que facilita el acceso a la justicia y a la reparación psicosocial de las familias que han perdido a un hijo o hija producto de una violación con homicidio.

Además de eso, asesora al Canal 13 en el Caso Herbal Abreu, director televisivo que, mientras trabajaba para producciones de esa estación, fue acusado de abuso sexual y de poder.

Espinoza socio del estudio jurídico Espinoza Heskia & Vial, cuya sede está en Concepción, también ha sido defensor de las empresas Latam, en la causa por avisos de bomba de esta semana; de GasSur, tras el accidente en Sanatorio Alemán de Concepción; de Alto Río, y del ex comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuentealba.