A punto de tener nuevos dueños está la mina San José. El yacimiento, donde en agosto de 2010 quedaron atrapados 33 mineros a 750 metros de profundidad, será vendido junto a todos los activos de la Compañía Minera San Esteban Primera S.A. a la canadiense Eagle Ranch Resources Inc., luego de que esta terminara de […]

  • 22 noviembre, 2018

A punto de tener nuevos dueños está la mina San José. El yacimiento, donde en agosto de 2010 quedaron atrapados 33 mineros a 750 metros de profundidad, será vendido junto a todos los activos de la Compañía Minera San Esteban Primera S.A. a la canadiense Eagle Ranch Resources Inc., luego de que esta terminara de hacer las prospecciones que le indicaron la viabilidad futura de esa operación.

Un rol clave en las negociaciones con los dueños de la mina –Marcelo Kemeny y Alejandro Bohn– ha tenido el ex superintendente de AFP entre 1990 y 2000, Julio Bustamante Jeraldo. Como representante de la minera norteamericana, el abogado ha ido despejando todos los obstáculos para el cierre del negocio, incluyendo un intenso lobby para conseguir el visto bueno del fisco. Ello, debido a los millonarios gastos en que incurrió el Estado para rescatar a los 33 mineros. En 2010, el propio presidente Sebastián Piñera cifró entre 10 millones y 20 millones de dólares, el costo del rescate que fue visto en televisión por el mundo entero.

Según consta en la plataforma de la ley del lobby, este año, Bustamante se ha reunido con el ministro de Minería, Baldo Procurika (7 de mayo); su jefe de gabinete, Javier Coopman (2 de octubre); y el tesorero general, Hernán Frigolett (11 de abril). La Tesorería General de la República es acreedor preferente de la Minera San Esteban –controladora de la mina San José–, al igual que la Empresa Nacional de Minería (Enami), cuyo presidente es el ministro de Minería.

A esas reuniones Bustamante concurrió junto al propio Alejandro Bohn y la síndico María Loreto Ried. De hecho, ante el tesorero dieron a conocer el contrato de compra de los activos por parte de los canadienses y adelantaron el interés de Eagle Ranch Resources por participar en el museo del rescate, que bajo el nombre de “Centro de Interpretación” no ha conseguido convertirse en un hito turístico o de memoria como se pensó en octubre de 2013, cuando fue inaugurado, debido a la falta de recursos.

En agosto de este año, el Noveno Juzgado Civil de Santiago condenó al fisco a pagar 80 millones de pesos a cada uno de los 31 mineros que demandaron al Estado por todos los días que permanecieron atrapados en la Mina San José en 2010.