Gobierno de ese país estudia imponer las etiquetas “Alto en”, al igual como se hace en Chile desde 2016. Estudio de la universidad de Waterloo sugiere que los sellos son eficaces para ayudar a los consumidores a buscar opciones más saludables.

  • 5 junio, 2019

La ministra de salud de Canadá, Ginette Petitpas Taylor, dijo que un impuesto al azúcar no es una prioridad para su país, pero anunció que el gobierno podría centrar su lucha contra la creciente obesidad en la política de etiquetado, al igual como se hace en Chile y el Reino Unido con los productos “Altos en” azúcar, sodio o grasa.

Ello, luego de que el gobierno canadiense desechara la idea de aplicar un impuesto a las bebidas azucaradas y de un estudio de la universidad de Waterloo de ese país que sugirió al gobierno gravar los productos azucarados.

Según un artículo publicado este mes en el International Journal of Behavioural Nutrition and Physical Activity, los investigadores de la Universidad de Waterloo sugirieron que los sellos “Altos en” eran eficaces para ayudar a los consumidores a buscar opciones más saludables.

David Hammond, profesor de salud pública y líder de la investigación indicó que los participantes que miraron productos con los sellos a la chilena optaron por comprar artículos que tenían menos azúcar y cuando se les preguntaba si pagarían más por productos azucarados -en el caso de que hubiera un impuesto- la mayoría se decantaba por alimentos sin azúcar más baratos. “La mayoría de nosotros estamos tratando de comer de manera más saludable, a la mayoría de nosotros nos gusta ahorrar dinero, estas son formas de incentivar a las personas para que hagan eso”, dijo Hammond en el estudio. “Las personas cambian hacia productos como el agua, cambian hacia la leche sin sabor, cambian de alimentos con alto contenido de azúcar a alimentos con menos azúcar”, añadió.

El estudio de la Universidad de Waterloo, analizó el comportamiento de compra de más de 3.500 personas cuando se trataba de bebidas y bocadillos.

En Canadá, el 64% de los adultos tiene sobrepeso u obesidad, un aumento del 49% respecto de 1979.