David Cameron, primer ministro del Reino Unido, llevó una corona de flores al Memorial de Jallianwala Bagh en Amritsar, ciudad donde en 1919 un grupo de soldados británicos asesinó a cerca de 400 manifestantes indios, informa el New York Times. El británico se convirtió en el primero de sus antecesores en ofrecer condolencias y lamentar por […]

  • 20 febrero, 2013
David Cameron en el Memorial Jallianwala Bagh en Amritsar, India. Foto EFE

David Cameron en el Memorial Jallianwala Bagh en Amritsar, India. Foto EFE

David Cameron, primer ministro del Reino Unido, llevó una corona de flores al Memorial de Jallianwala Bagh en Amritsar, ciudad donde en 1919 un grupo de soldados británicos asesinó a cerca de 400 manifestantes indios, informa el New York Times.

El británico se convirtió en el primero de sus antecesores en ofrecer condolencias y lamentar por la masacre de Amritsar. En 1997, en tanto, la reina Isabel hizo una aparición similar que provocó reflexiones sobre la historia colonial india bajo el régimen de Gran Bretaña.

“Éste es un hecho profundamente vergonzoso en la historia británica. Uno que Winston Churchill correctamente describió en su tiempo como monstruoso”, escribió Cameron en el cuaderno de visitas del monumento.

Sin embargo, al igual que el caso de la reina Isabel, el primer ministro no ofreció disculpas por ello, situación que los medios locales resaltaron. Ocurre, dice el New York Times, que la historia colonial del Reino Unido tiene tantos acontecimientos lamentables que el gobierno teme que la disculpa por un episodio en específico pueda iniciar una seguidilla de demandas por disculpas similares de muchos otros países.

¿Qué ocurrió en 1919?

El brigadier general Reginald Dyer, quien estaba a cargo de la aplicación de las leyes marciales, ordenó a 50 soldados disparar en contra de un grupo de alrededor de 10.000 manifestantes indios desarmados, quienes protestaban por haber extendido las leyes de detención de la Primera Guerra Mundial.  Según los datos británicos, 379 personas fallecieron y 1.100 quedaron heridas. Sin embargo, los registros indios dicen que cerca de mil personas murieron.

Revise el artículo completo en New York Times.