Al director de ‘Cambio de Juego’, Juan Carlos Valdivia, en Bolivia lo consideran el cineasta del cambio político y social que vive la nación andina desde la llegada a la presidencia de Evo Morales. Valdivia no lo tiene tan claro, pero ni le asusta esa calificación ni la crítica. Es más, incluso la comprende. No […]

  • 9 junio, 2014

Flickr-Evo-Morales

Al director de ‘Cambio de Juego’, Juan Carlos Valdivia, en Bolivia lo consideran el cineasta del cambio político y social que vive la nación andina desde la llegada a la presidencia de Evo Morales. Valdivia no lo tiene tan claro, pero ni le asusta esa calificación ni la crítica. Es más, incluso la comprende. No en vano, es uno de los cineastas de mayor peso en Bolivia, confiesa en público su pasión por Evo Morales. “Adoro a Evo Morales. Es el mejor presidente que ha tenido nunca nuestro país. Estoy fascinado con el momento político que estamos viviendo. Es un proceso en el que nosotros como país podemos apuntar mucho más allá del simple panfleto político”, aseguró Valdivia en La Paz durante un encuentro de gente del cine celebrado en la Casa de la Cultura de la Embajada de España.

Valdivia acaba de terminar un corto sobre Evo Morales, que forma parte del proyecto ‘Short Plays’, un filme colectivo en el que, coincidiendo con el Mundial de Fútbol de Brasil el próximo mes de junio, 31 realizadores muestran la grandeza de este deporte desde diferentes aspectos. En el largometraje, participan, entre otros, el mexicano Carlos Reygadas, el francés Vincent Gallo o el tailandés Apichatopong Weerasethakul. [tweetable]Su estreno coincidirá con la celebración de la gran cita mundial del fútbol[/tweetable].

Valdivia, nacido en La Paz y formado profesionalmente en México, donde comenzó su carrera como cineasta (‘Jonás y la Ballena Rosada’ y ‘American Visa’) regresó a su país de origen para comenzar una nueva etapa con Zona Sur, un retrato de la clase alta boliviana a través de una familia, en un momento de grandes cambios sociales -filme con el que consiguió el premio a la mejor dirección y guión en el festival de Sundance y su proyección en el Festival de Berlín- y continuar con la más reciente Yvy Maraey (‘Tierra sin Mal’), un documental que muestra el patrimonio cultural de un pueblo a través del viaje de un realizador (el propio Valdivia) y un líder indígena con el objetivo de investigar para una película sobre el mundo guaraní. El punto de partida de este viaje es una imagen en movimiento filmada por un explorador sueco en 1910.

Lee la noticia completa en El País