El apellido Kast ya no es sinónimo de cecinas, productos alemanes o el restaurante Bavaria. La tercera generación de esta familia está mostrando que lleva la sangre emprendedora de sus abuelos y que no le importa arriesgarse para crear empresas y generar nuevas oportunidades de trabajo. La nieta mayor de esta tradicional familia de inmigrantes, […]

  • 29 junio, 2007

El apellido Kast ya no es sinónimo de cecinas, productos alemanes o el restaurante Bavaria. La tercera generación de esta familia está mostrando que lleva la sangre emprendedora de sus abuelos y que no le importa arriesgarse para crear empresas y generar nuevas oportunidades de trabajo. La nieta mayor de esta tradicional familia de inmigrantes, Francisca Maira Kast, es un ejemplo de ello. Tras desempeñarse en empresas como D&S y Ditec, se asoció con empresarios colombianos para traer a Chile la franquicia Super Coffee, que en Colombia es una de las principales empresas de venta directa de café a través de máquinas expendedoras. En marzo empezó a operar y ya tiene 250 máquinas en Chile, esperando terminar el año con 600. Hasta ahora, Super Coffee ha entrado fácilmente a oficinas, centros de atención a público y bancos, entre otros, ganándose fama gracias a su calidad y precio: cuesta solo 100 pesos.

El negocio consiste en dejar estas máquinas, de procedencia italiana, sin cargo, a condición de un consumo mínimo de 22 cafés diarios. Actualmente, las franquicias de Super Coffee operan en la Región Metropolitana y se están abriendo paso a la VI Región.