Por: Soledad Balduzzi A mediados de los 70, algunos restaurantes de Australia y Nueva Zelanda fueron pioneros en ofrecer a sus clientes el descorche de una botella de vino traída por ellos mismos, bajo la leyenda del Bring your own bottle. El término se popularizó y se empezó a utilizar de forma cotidiana. Las invitaciones […]

  • 23 agosto, 2013

Por: Soledad Balduzzi

BYOD. Foto Citrix

A mediados de los 70, algunos restaurantes de Australia y Nueva Zelanda fueron pioneros en ofrecer a sus clientes el descorche de una botella de vino traída por ellos mismos, bajo la leyenda del Bring your own bottle. El término se popularizó y se empezó a utilizar de forma cotidiana. Las invitaciones a eventos o fiestas llevaban al final el acrónimo BYOB en el caso de que los asistentes debieran llevar su propio trago (booze) o cerveza (beer).

Pues bien, unas décadas después, el concepto del bring your own… ha mutado desde el alcohol a la tecnología, y desde restaurantes y fiestas a lugares de trabajo.

Estamos hablando del Bring your own device (BYOD), una tendencia laboral que consiste en la integración de los dispositivos personales de los trabajadores en sus respectivas empresas. Se hace generalmente de dos formas: por un lado, la compañía le entrega a sus funcionarios un cierto presupuesto para que adquieran el aparato que se ajuste a sus gustos y necesidades; o, por otro, es el empleado el que utiliza voluntariamente sus propios dispositivos, como el notebook, celular o tablet, con fines laborales.

Según Cristián Peña, analista de IDC Chile, la proliferación de los aparatos móviles inteligentes y el auge de las redes de comunicación como banda ancha móvil, tecnología cloud computing y múltiples aplicaciones, gatillaron la llegada del BYOD a las oficinas.

Mientras en el primer trimestre de este año, la venta global de computadores cayó en un 11,6% según la consultora Gartner, el caso de los tablets fue completamente opuesto: su mercado creció en un 142%. Y las cifras en Chile son aún más altas: en ese mismo período se vendieron 328.000 unidades, casi cuadruplicando al año anterior.

Además, en un hecho inédito, la venta de los teléfonos inteligentes en el mundo superó a la de los celulares tradicionales en el segundo trimestre de este año, revela el último informe de Gartner.

Estilo de trabajo móvil

Una de las principales características del BYOD es la introducción de la movilidad a la vida laboral. El ejecutivo no necesita estar obligatoriamente en su oficina para hacer su trabajo, ya que puede acceder a la información de la empresa a través del celular o del tablet desde el hotel o la casa, por ejemplo.

Además, no necesitará acarrear dos celulares o dos computadores, ya que en un solo aparato puede unir su vida personal y laboral. En otras palabras, puede acceder tanto a Angry Birds como a la nube de la compañía desde un mismo lugar. Como el empleado trabaja con un dispositivo de su gusto y no tiene que destinar tiempo en aprender a usar distintos sistemas operativos y programas, este estilo de trabajo incidiría en una mayor productividad.

La adoptación del BYOD, dice el analista de IDC, puede ser un diferenciador competitivo entre las empresas, ya que su estrecha relación con la tecnología y permanente innovación las hace más atractivas a las nuevas generaciones.

Libertad vs. seguridad

Por lo tanto, las empresas se encuentran con el siguiente desafío: cómo introducir el BYOD a sus lugares de trabajo sin sacrificar la seguridad de sus informaciones. ¿Qué ocurre si un empleado olvida su smartphone en el taxi o si le roban el computador, por ejemplo? ¿Cómo le entrego más libertad al usuario sin perder el control?

Estas preguntas ya se las hizo Citrix, una plataforma que permite a las personas acceder desde cualquier dispositivo móvil y  en cualquier momento a su propio trabajo, garantizando a su vez la seguridad de la información corporativa.

“Chile es el país más relevante de América Latina, porque tiene una adopción de la tecnología mucho mayor que los otros países de la región. Si bien por cantidad de personas no es el país más grande, sí es el que ha tenido una visión y una gran penetración de móviles”, sostiene María Celeste Garros, gerente regional de Citrix. De hecho, según datos de IDC, nuestro país lidera con un 6% la penetración de tablets en América Latina, mientras que Brasil y México siguen en segundo lugar con un 2%.

Por lo tanto, puede ser una buena idea seguir las recomendaciones que recientemente hizo la revista Forbes en cuanto a esta nueva realidad laboral: “Es inútil debatir al respecto. La tendencia del BYOD llegó para quedarse y no puedes pelear contra ella”.

__________________________________________________________________________________________

Aplicaciones para implementar el BYOD y no morir en el intento:

  • Virtualizar el escritorio: Xen Desktop permite a los usuarios acceder al escritorio del computador de su oficina desde cualquier aparato, como el celular o el tablet. Se puede revisar el correo corporativo y los documentos allí guardados.
  • Compartir archivos a través de la nube: Con ShareFile, la empresa monitorea y controla qué información se puede compartir exactamente con quiénes, de modo que se realice de forma segura sin comprometer información sensible. Los usuarios pueden enviar documentos de hasta 100 GB y éstos se pueden sincronizar en todos sus dispositivos.
  • Administrar una oficina móvil: Xen Mobile entrega las herramientas para administrar y entregar seguridad a las aplicaciones, a los archivos corporativos e incluso a los aparatos utilizados por los usuarios. Se cancela automáticamente el acceso a los usuarios que hayan dejado de tener el servicio activo, así como también se puede borrar la información de los celulares, computadores o tablets que se pudieran haber perdido.
  • Videoconferencias en HD: Desde cualquier lugar del planeta se puede tener una reunión virtual con imágenes en alta definición, gracias a GoToMeeting. También se pueden realizar llamadas gratuitas. •••