Parrillas clásicas y modernas, bodegones, marisquerías al paso, bares antiguos y nuevos conviven de gran manera actualmente en la capital argentina. Vale la pena abrir los ojos –y la mente– para conocer y recorrer estos lugares.