• 14 mayo, 2009


Los brotes son verdaderos. Sin embargo, si usted no gozó de esta alza reciente de las bolsas no es oportuno subirse al mercado en forma agresiva. Por el contrario, si es de los que se mantuvieron fuertemente invertidos y con esto han recuperado una parte de las pérdidas, no sería mala idea bajar posiciones accionarias.

Una de las frases más usadas y abusadas en las últimas semanas por muchos de los analistas para referirse a la economía global ha sido “green shoots”, expresión que podríamos traducir como brotes o retoños. La frase, pronunciada originalmente por el primer ministro inglés Gordon Brown, fue ampliamente criticada en su país. Sin embargo, ha sido adoptada por numerosos expertos que han sostenido que la economía norteamericana (y la global) estaría tocando piso y, es más, podría mostrar crecimientos positivos hacia el cuarto trimestre. ¿Cuáles son estos brotes de primavera que comienzan a verse?

Primero, un rebote en los precios de numerosas materias primas, en especial del cobre, el “metal con un doctorado en economía”. Ello indicaría que la producción industrial global habría iniciado un repunte y que la masiva liquidación de inventarios habría terminado.

Segundo, cifras positivas en China, guarismos que mostrarían que el plan fiscal de ese país ha logrado tener tracción.

Tercero, una estabilización en la caída del mercado inmobiliario norteamericano (que es donde todo comenzó), con menores caídas en los precios de las viviendas, masivas renegociaciones hipotecarias (que ayudan al bolsillo del consumidor) y recuperaciones en los precios de las acciones del sector.
Cuarto, una recuperación en el comercio internacional, fenómeno que se expresa como menores caídas en las exportaciones asiáticas y mayores envíos de contenedores desde el súper terminal de Los Angeles, lo que indicaría una recuperación de las exportaciones norteamericanas.

Quinto, una aparente estabilización del mercado laboral norteamericano, medido como menores despidos.
Sexto, un rebote en el sector industrial norteamericano, medido por el indicador ISM, en especial el sub-componente de nuevas órdenes.

Séptimo, un alejamiento del escenario de Armagedón financiero, gracias a la agresiva política monetaria de la Reserva Federal.

En resumen, los brotes son verdaderos y el mercado bursátil global ha reaccionado acordemente. Sin embargo, si usted no gozó de esta alza reciente de las bolsas no es oportuno subirse al mercado en forma agresiva. Por el contrario, si es de los que se mantuvieron fuertemente invertidos y con esto ha recuperado una parte de las pérdidas, no sería mala idea bajar posiciones accionarias.

Tome nota: aún queda volatilidad por delante y los mercados nos volverán a dar oportunidades para entrar. Sí es altamente probable que los puntos mínimos ya se hayan visto en los mercados emergentes. Asimismo, ya se visualizan los sectores líderes del próximo mercado alcista: emergentes, tecnología, materias primas. En estas tres áreas sería recomendable tener posiciones desde ya.