Amor: Experiencia capaz de arrasar con quienes la sientan. Es resistida por los desbarajustes que genera en la vida, ya que perturba lo cotidiano. Han intentado controlar el amor a través de filosofías y técnicas que prometen reducir los riesgos de sufrir una pérdida. En la actualidad abundan aplicaciones destinadas a ocasionar acercamientos entre personas con protocolos que evitan la falta de certezas y el compromiso. El amor se ha ido desplazando hacia el juego, la suerte, el encuentro efímero. Puro miedo.

Analfabetismo funcional: Incapacidad de buena parte de los profesionales y trabajadores para entender un texto de más de una página, pudiendo desenvolverse en la sociedad sin dificultades. Esta situación impide el desarrollo cultural y la comprensión de obras intelectuales y estéticas. Medir el analfabetismo funcional es urgente, aunque muchos pasen vergüenza.

Brígido: Manera de disimular las fobias. Estilo de vida destinado a sobrevivir causando temor y respeto. Se suele utilizar para espantar delincuentes, chantas y estafadores.

Comer: Se ha vuelto una experiencia religiosa. Desde las sopaipillas a la comida vegana, pasando por la siutiquería del exceso de salsas hasta la elegancia del queso de cabra con dulce de membrillo, nada se salva del rito. Las horas de comida son sagradas. Me aburre tanta ceremonia. A veces prefiero comer solo parado en la cocina.

Conspiraciones: Están de moda, marcan rating. Son la primera y más primitiva respuesta ante cuestiones que no se sabe cómo explicar. Cuando son ciertas suelen ser más burdas de lo que la fantasía dicta. Recomiendo al respecto: La conjura de Catilina, de Salustio, y el ensayo de Ricardo Piglia Teoría del complot.

Contracultura: La contracultura no es predecible, ni es lo que uno desearía. Sí están las condiciones dadas para la aparición de grupos que se funden en el desprecio a las elites. El pinochetismo lumpen es un ejemplo. El anarquismo violento, otro. La presencia de movimientos creativos que operan fuera de los circuitos marca otra figura, sin duda más interesante.

Economía: Disciplina que permite que los errores en los pronósticos y en el ejercicio de las políticas públicas no tengan responsables claros. No se conocen economistas equivocados.

Deseo: Cultivarlo con devoción.

Fanáticos: Sus principios son la verdad única. No tienen vergüenza ni piedad cuando ejercen la violencia. Hacen encerronas virtuales a través de las redes u organizan funas. Tienen energía y odio. Están viviendo un momento glorioso, ya que se reúnen en iglesias y grupos articulados, se reconocen y encuentran, como Acción Republicana, dirigido por José Antonio Kast.

Futuro: Está sobrevalorado. Quienes dicen profesar una afición por el futuro desconocen las variables ocultas de la realidad.

Historia: Escasas personas se mueven en la línea cronológica con soltura. Del siglo XX hacia atrás las confusiones son abismantes. Esto habla de la poca preocupación por el pasado, es decir, de nuestra precariedad cultural. Esta ceguera nos obliga a observar en calidad de novedad asuntos que son más viejos que el hilo negro.

Innovación: Palabra de moda que sirve para seducir a empresarios y académicos. Los que eran emprendedores, ahora están en la innovación. Antes se ocupaba el vocablo negocio para designar lo mismo.

Leer: Escuchar el sonido de las palabras. Sentir el ritmo de la frase. Dejar que la razón opere cuando es pertinente. Entregarse a la deriva que impone el texto.

Lenguaje flotante: Consiste en no decir nada y hablar mucho. Término utilizado por Raúl Ruiz para describir una habla típica chilena. Puede ser un monólogo o un diálogo. Al final, todos quedan con un ánimo incómodo.

Matrimonio: Institución social en peligro de extinción, en especial, entre parejas heterosexuales.

Migración: No hemos aprendido a disfrutar de lo que traen las culturas que vienen. Envidia pura de la belleza y la densidad de otras razas. Siempre apurados, nos falta escuchar cómo se expresan y observar cómo se mueven los migrantes. Tienen otro ritmo.

Mérito: Las personas con mérito suelen ser las más útiles al sistema, las más dóciles y adaptadas, por lo mismo con evaluaciones positivas. Por eso algunos piden mayores beneficios para ellos, le sirven al mercado.

Narcisismo: Enfermedad mental de la época. Demasiados gozan de una idea de sí mismos que no coincide con la que tienen los demás. Adolecen de autocrítica y disfrutan de gran confianza en sus atributos. Les cuesta ver a los otros e imaginar qué piensan o sienten. Tienen el yo desfigurado.

Observadores de pájaros: Aficionados a mirar pájaros de forma deportiva. Son cada vez más comunes. Las imágenes de aves disfrutan de éxito en las redes sociales. Los ensayos de Jonathan Franzen sobre los pájaros muestran una pasión genuina que se contagia. ¿Qué indicio hay detrás de estos nuevos fetiches?

Podcast: Nuevo formato comunicacional. Escuchar varios, tener preferidos y decir que en inglés están los mejores. Dar nombres y conocer rankings.

Trabajo: El trabajo no es la mejor forma de obtener dinero. La gente que más dinero gana no trabaja como el común de las personas. Hacen “pasadas”.

Suscripciones: Son largas, enredadas y poco amables. Están dirigidas a un cliente irreal con tiempo, paciencia y disposición a entregar muchos datos privados.

Supersticiones: El pensamiento mágico y el pensamiento salvaje están desprestigiados a nivel de psicólogos y otros especialistas en salud mental. Son los mismos expertos que aconsejan la sublimación como una manera de habitar la realidad sin dañar a los otros y que creen en la cura por medio del habla. Vaya contradicción.

Sexo: El mayor placer de la vida. No obstante, muchos prefieren los viajes o ver maratones de series en Netflix.

Tontos: “Dile al tonto que es forzudo y mándalo a cargar”. Máxima popular que no olvido.

Venezuela: ¿Por qué nadie hace referencia a los narcotraficantes a la hora de analizar el conflicto? ¿Acaso no son importantes en las fronteras, en el andamiaje de corrupción del poder? Tengo la impresión de que los capos del narco son fundamentales en la resolución del conflicto que vive Venezuela. Nombrarlos ensucia, abstenerse es la norma correcta.

Zorrón: Jóvenes inescrupulosos de clase adinerada. Gozan de sus privilegios y de la ignorancia que les otorga solo conocer una realidad social. Toman piscola y abusan del asado. Actúan como si tuvieran la vida eterna asegurada.